Tamaño del texto A A A

ACNUR preocupado por la seguridad de los refugiados en Sudán del Sur

Los combates en zonas del sur de Sudán continúan llevando a miles de refugiados al vecino Sudán del Sur.

La siguiente información es un resumen de las declaraciones de la portavoz del ACNUR Melissa Fleming, a quien se pueden atribuir las citas, durante la rueda de prensa del día 18 de noviembre de 2011 en el Palacio de las Naciones en Ginebra, Suiza

Los combates en zonas del sur de Sudán continúan llevando a miles de refugiados al vecino Sudán del Sur. Dadas las preocupaciones en torno a la seguridad, ACNUR está trabajando para trasladar a estos refugiados lejos de la frontera hacia zonas más seguras de Sudán del Sur.

A pesar de los bombardeos de la semana pasada alrededor de Yida, donde están viviendo unas 23.000 personas –principalmente refugiados y un pequeño números de desplazados internos y retornados-, en  Unity State, entre 60 y 200 refugiados sudaneses han estado llegando cada día a Yida, en el condado de Pariang, tras huir del estado sudanés de Kordofan del Sur. Las Agencias de la ONU y las ONG continúan proporcionando servicios en Yida, incluyendo agua, alimentos, saneamiento, atención médica esencial y asistencia a los refugiados más vulnerables.

Desde que comenzó este flujo de personas en agosto, ACNUR ha estado pidiendo a los residentes del campo de Yida que se alejen de la inseguridad de la zona de la frontera. Hemos preparado un espacio para ellos más al sur en Unity State, pero los refugiados no quieren trasladarse porque están preocupados por sus familiares, que todavía permanecen en Kordofan del Sur, y prefieren quedarse cerca de sus casas.

ACNUR está preparado para ayudar en el traslado de refugiados que desean reubicarse a zonas consideradas más seguras, lejos de actividades militares, tan pronto como los caminos que se han visto afectados por las intensas lluvias sean transitables de nuevo. Sin embargo, nuestros intentos de reubicar refugiados de Yida se están viendo obstaculizados por la presencia de minas terrestres que se han encontrado recientemente en las carreteras de Unity State. ACNUR apela a todas las partes para que protejan a los civiles.

Además de los refugiados de Unity State, Sudán del Sur está viendo cómo miles de refugiados cruzan desde el estado sudanés de Nilo Azul. ACNUR está haciendo un seguimiento de la situación en la frontera. Unos 1.200 refugiados están llegando cada día, y se cree que entre 5.000 y 7.000 están en la zona fronteriza. ACNUR está trabajando para trasladarlos a zonas más seguras. Los refugiados más vulnerables están siendo reubicados en un asentamiento en Doro, cerca de Bunj, la capital del condado, donde ACNUR y sus contrapartes están ofreciendo alimentos, artículos de ayuda humanitaria y revisiones médicas rápidas. Más de 5.000 personas ya han sido registradas en el asentamiento, y ACNUR está llevando material de ayuda adicional para hacer frente al flujo de refugiados.