Tamaño del texto A A A

ACNUR preocupado por los desplazados y refugiados en República Centroafricana

Los recientes combates en el norte y este de unos de los países más pobres y desfavorecidos han obligado a miles de civiles a desplazarse.

GINEBRA, Suiza, 11 de enero (ACNUR) - ACNUR está solicitando en la República Centroafricana (RCA) un acceso inmediato e incondicional a las decenas de miles de refugiados y civiles desplazados por los recientes combates en el norte y este de unos de los países más pobres y desfavorecidos. La Agencia de la ONU para los Refugiados cree que estos civiles se encuentran en muy malas condiciones y necesitan ayuda urgente.

Aunque ACNUR da la bienvenida al anuncio del alto el fuego durante una semana comunicado ayer noche durante las conversaciones de paz en Gabón que mantienen el gobierno de RCA, la alianza rebelde Seleka y los partidos opositores, la agencia también teme que mucha más gente se vea afectada, incluyendo a unas 700.000 personas en la capital si se reanuda la lucha a gran escala. Es imposible dar datos precisos del número de nuevos desplazados dada la cambiante situación de seguridad y la falta de acceso a las áreas tomadas por los rebeldes, pero hemos recibido información de que miles de personas han sido desplazadas en el norte y el este desde el comienzo del avance de la Alianza Séléke hace un mes. Se cree que unas 800.000 personas vivían en las áreas afectadas cuando comenzó la actual crisis.

Estamos extremadamente preocupados por el bienestar general de los civiles desplazados,muchos de los cuales están viviendo bajo duras condiciones y en alojamientos remotos, así como por los refugiados de países como Sudán del Sur, Chad y la República Democrática del Congo que viven en la República Centroafricana, país que acoge a unos 17.000 refugiados y 2.500 solicitantes de asilo. Pedimos a todas las partes en conflicto que respeten los derechos humanos de todos los civiles y que permitan el acceso humanitario.

Estamos particularmente preocupados por unos 2.000 refugiados sudaneses del campo de Bambari, en la parte central del país, una zona bajo control rebelde. ACNUR está intentando restablecer contacto con esta población de refugiados. Se confirma la información que indica que la oficina de ACNUR fue saqueada el 28 de diciembre tras la evacuación del personal. Otra oficina de ACNUR, en Kaga-Bandoro, también ha sido saqueada.

La crisis actual en el país ha llevado a que un pequeño número de personas huyan a los países vecinos. El personal de ACNUR ha registrado 286 refugiados de RCA en la región norte de Oubangui, en la provincia de Equateur, República Democrática del Congo. También se está tratando de confirmar datos sobre la llegada de refugiados al sur de Chad.

Mientras tanto el saqueo de algunos almacenes del Programa Mundial de Alimentos en Bria, Bambari y Kaga Bandoro, podría causar severos retrasos en la distribución de alimentos para los refugiados en Bambari, Zemio y Batalimo. ACNUR y el PMA están buscando una rápida solución para poder reanudar la distribución de alimentos.