Tamaño del texto A A A

ACNUR renueva su llamamiento a los donantes para que apoyen a los refugiados de la RCA

Los fondos se necesitan para proporcionar servicios en sectores esenciales como la alimentación, salud, cobijo, planificación de campos, agua y saneamiento.

GINEBRA, Suiza, 22 de julio de 2014 (ACNUR) - A medida que continúa la huida de refugiados mayoritariamente musulmanes desde la República Centroafricana (RCA), muchos de ellos severamente debilitados, ACNUR y otras 16 agencias que están proporcionando asistencia de emergencia piden hoy a los donantes que incrementen su apoyo financiero para los programas que se desarrollan en los países de acogida vecinos.

Este llamamiento es una revisión del Plan de Respuesta Regional para Refugiados que cubre los cuatro países de acogida –Chad, Camerún, la República Democrática del Congo y la República del Congo -, lanzado inicialmente en abril de 2014. Las necesidades de financiación iniciales fueron de 274 millones de dólares, pero este plan revisado a la baja establece unas necesidades de 210 millones de dólares hasta diciembre de 2014 para una población de 306.500 personas. A día de hoy, sólo se ha recibido un 31% de la cantidad que se necesita.

La reducción de la petición de fondos se debe principalmente a un descenso en el número de refugiados que se prevé que lleguen a la RDC y no incluye los 85 millones de dólares que contemplaba el primer llamamiento para unos 100.000 retornados en Chad. En cambio las necesidades se han incrementado en Camerún, a donde está llegando la gran mayoría de los refugiados, y donde se necesitan 111 millones de dólares para el Plan Revisado, casi el doble de lo que se había calculado previamente.

Alrededor de 357.000 refugiados de la RCA han llegado a Camerún, Chad, la República Democrática del Congo y el Congo desde el inicio de la crisis en diciembre de 2012. Unos 160.000 han huido desde diciembre de 2013 después de que se intensificaran los enfrentamientos entre la alianza séléka y la milicia antibalaka.

El Plan Revisado incluye medidas reforzadas para asistir a los refugiados recién llegados. Los fondos se necesitan para la recepción, el registro y la reubicación de estas personas desde las fronteras hasta los asentamientos para refugiados, así como para poder proporcionar servicios en sectores esenciales como la alimentación, salud, cobijo, planificación de campos, agua y saneamiento. También se necesita ayuda para los refugiados que viven fueran de los asentamientos formales y para las comunidades que los acogen.

ACNUR ha detectado unas tasas de malnutrición especialmente graves en Camerún entre las 118.000 personas que han llegado en los últimos seis meses. Más del 60% de los refugiados son mujeres y niños, y hay también un elevado número de menores no acompañados.

Hay que redoblar los esfuerzos para reubicar a la gente lejos de zonas inseguras y remotas a las que normalmente es difícil acceder. También hay que establecer más asentamientos para los refugiados para garantizar su seguridad. Por otro lado, sigue habiendo importantes vacíos en la asistencia en lo que respecta a cobijo y agua, saneamiento e higiene. Esto supone una preocupación especial ahora que ha comenzado la estación de lluvias.

Los refugiados recién llegados muestran signos de la brutal violencia de la que han escapado en la RCA. Han caminado durante semanas por los bosques con poco que comer o beber. En abril y mayo, el 40% de los que llegaban, tanto niños como adultos, sufrían de desnutrición. ACNUR teme que la ayuda para algunos de estos niños pueda llegar demasiado tarde.

Desde diciembre de 2013, alrededor de 118.500 centroafricanos han llegado a Camerún, 17.500 a Chad, más de 15.000 a la República Democrática del Congo, y otros 9.000 a la República del Congo.

La República Centroafricana sigue siendo una de las emergencias con menos apoyo financiero. La falta de recursos está influyendo negativamente en la capacidad de ACNUR de proveer incluso ayuda de supervivencia básica para los refugiados, y menos aún para las comunidades de acogida.

Las necesidades de fondos para unas 542.500 personas desplazadas internamente dentro de RCA, están cubiertas de forma separada por otro llamamiento.