Tamaño del texto A A A

ACNUR saluda la adopción de un nuevo instrumento financiero para ayudar a los refugiados y a quienes los acogen

El Servicio Mundial de Financiamiento del Banco Mundial (GCFF, por sus siglas en inglés) ayudará a asegurar el financiamiento para apoyar a los refugiados y quienes los acogen en países de ingreso medio.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 22 de septiembre de 2016 (ACNUR) - El ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, expresa satisfacción por la adopción de un innovador instrumento financiero para abordar la crisis de refugiados en países de ingreso medio a nivel mundial, el cual anunció el Presidente Obama durante la Cumbre de Líderes sobre Refugiados en Nueva York.

En total, en 2015, 86 por ciento de los refugiados bajo el mandato del ACNUR se encontraban en países de ingreso medio, países cerca del conflicto, y muchos de ellos luchan por establecer medios sostenibles para poder manejar el costo adicional de acogerlos.

El Servicio Mundial de Financiamiento del Banco Mundial les ayudará a obtener financiamiento para el desarrollo clave mientras disminuyen los vacíos con las organizaciones que brindan asistencia humanitaria directa sobre el terreno.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, quien asistía a un panel de Alto Nivel en la Asamblea General de la ONU, acogió el Servicio, así como la contribución de $50 millones de dólares por parte de los Estados Unidos en la Cumbre de Líderes sobre Refugiados el 20 de septiembre, para hacerla operativa.

“Creo que el GCFF está muy bien posicionado para apoyar los proyectos e iniciativas de inversión que pueden apoyar el crecimiento a un plazo más largo, brindando oportunidades tanto para los locales como para los refugiados en países de ingreso medio”, dijo Grandi.

“Esto disminuirá la presión sobre los gobiernos y las finanzas humanitarias, permitiendo que los recursos sean usados de una forma mejor y más eficientes”.

“Si más refugiados y comunidades locales pueden encontrar empleo, tener libertades comerciales abrir negocios, pueden contribuir más con la economía y sus propias familias. Esto disminuirá la presión sobre los gobiernos y las finanzas humanitarias, permitiendo que los recursos sean usados de una forma mejor y más eficiente”, agregó.

Desde el inicio de la crisis en Siria en 2011, cerca de 4,8 millones de refugiados han sido acogidos por países vecinos de ingreso medio como Egipto, Irak, Líbano y Turquía. A nivel mundial, el año anterior Turquía acogió más refugiados que cualquier otro país, 2,5 millones; mientras que Líbano acogió a más refugiados en comparación con su población, más que cualquier otro país.

El GCFF eleva a un nivel mundial el Servicio de Financiamiento para el Oriente Medio y el Norte de África, el cual fue lanzado a inicios del año para apoyar a Jordania y Líbano, los dos países de ingreso medio cuyas demografías se han visto más alteradas por acoger grandes cantidades de refugiados.

Grandi dijo que el Servicio de Financiamiento para Oriente Medio y el Norte de África cumple dos papeles que estaban ausentes al inicio de la crisis de Siria hace cinco años. Primero, ofrece a los gobiernos la posibilidad de financiamiento para proyectos de inversión que abordan las necesidades de desarrollo de las poblaciones de refugiados y las comunidades locales.

“Buscar los beneficios tanto para los refugiados como para las comunidades locales es seguramente un modelo equitativo que debería ser replicado en otros lugares”.

“Buscar los beneficios tanto para los refugiados como para las comunidades locales es seguramente un modelo equitativo que debería ser replicado en otros lugares”, dijo.

Segundo, envía una importante señal de solidaridad con los gobiernos y las poblaciones de los países de acogida, así que la comunidad de donadores reconoce que el desafío será de largo término. Sus costos son muy altos, el apoyo continuo del ACNUR es crítico.

La movilización del apoyo para programas de término más largo en situaciones post emergencia de refugiados ha sido un objetivo, desde hace mucho tiempo, del ACNUR y otras agencias humanitarias. Hasta la fecha se ha demostrado difícil de alcanzar.

El Servicio de Financiamiento para Oriente Medio y el Norte de África se construyó sobre evidencia derivada de investigaciones previas sobre el terreno del ACNUR y el Banco Mundial sobre la pobreza entre los refugiados en Líbano y Jordania. Esto demostró claramente las limitaciones de la asistencia humanitaria para responder al impacto del conflicto tanto en la economía local como en las circunstancias de los refugiados.

El ACNUR cree que esta cooperación entre actores humanitarios y de desarrollo aumentará su efectividad para abordar las situaciones prolongadas de una forma más sostenible.