Tamaño del texto A A A

ACNUR urge un enfoque humano en la Isla Manus

ACNUR insta a las autoridades de Papua Nueva Guinea a mostrar calma y moderación en el contexto del cierre del "Centro de Procesamiento Regional" de la isla Manus.

GINEBRA, Suiza, 10 de noviembre de 2017 (ACNUR) - El Alto Comisionado Auxiliar para la Protección del ACNUR reiteró las preocupaciones de la Agencia de la ONU para los Refugiados sobre el cierre planificado del “Centro de Procesamiento Regional” de la Isla Manus, y declaró que es necesario que se termine con el sufrimiento de las personas.

“Pedimos a ambos gobiernos, Australia y Papúa Nueva Guinea, que ejerzan moderación, que no usen la violencia y encuentren medios para resolver las tensiones actuales de forma pacífica”, dijo Volker Türk, Alto Comisionado Auxiliar para la Protección del ACNUR en una conferencia de prensa en el Palacio de las Naciones de Ginebra.

“La decisión del abrupto final de los servicios y el cierre del centro de procesamiento regional debe involucrar a las personas que han estado en este centro en un estado muy vulnerable durante muchos años, sin muchas esperanzas a la vista. Exhortamos a ambos gobiernos a hacer su mayor esfuerzo para resolver esta situación de forma pacífica, y encontrar soluciones para estas personas particularmente vulnerables. Hemos visitado la Isla Manus varias veces en los últimos años, y hemos informado sobre las terribles condiciones en estos centros. Es hora de poner fin a este sufrimiento humano desmesurado”, dijo.

El ACNUR dijo en una reciente declaración que el gobierno de Papúa Nueva Guinea, y particularmente la Autoridad de Servicios de Inmigración y Ciudadanía, han realizado esfuerzos encomiables durante los últimos cuatro años para cuidar y proteger a los refugiados en circunstancias difíciles. El ACNUR insta a que se adopte un enfoque humano para una situación cada vez más compleja.

 

Por Andrej Mahecic