Tamaño del texto A A A

ACNUR y PMA advierten de la severa escasez de alimentos que golpea a los refugiados en África

Comunicado conjunto ACNUR-PMA

GINEBRA, Suiza, 20 de febrero de 2017 (ACNUR) – La Directora Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Ertharin Cousin, y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, se encuentran muy preocupados porque la crítica escasez de la asistencia alimentaria está afectando a cerca de 2 millones de refugiados en 10 países de África.

La escasez podría empeorar en los próximos meses si no se obtienen nuevos recursos para satisfacer las necesidades alimentarias.

La cifra de casi 5 millones de refugiados en el 2016 África está cerca de duplicar los 2,6 millones de refugiados del 2011. A pesar de que los fondos de los donantes para la asistencia de los refugiados aumentaron durante este periodo, no lograron mantener el ritmo con el acelerado crecimiento de las necesidades. Como resultado, la respuesta humanitaria no cuenta con los fondos suficientes. Esto ha obligado a realizar cortes en la asistencia alimentaria para algunos grupos de refugiados.

Los directores de ambas agencias advierten que la escasez de alimentos tendrá consecuencias nefastas sobre la salud y protección de esas personas vulnerables, a menos que se ofrezca urgentemente más apoyo.

“No podemos imaginar lo difícil que es la vida para miles de familias de refugiados sin comida, ya a menudo se les niega la posibilidad de trabajar o de cuidarse por otros medios. Los refugiados son extraordinariamente resilientes, pero los recortes en la asistencia alimentaria, hasta en un 50 por ciento, están teniendo un impacto devastador en la salud y la nutrición de miles de familias”, dijo Grandi, del ACNUR. “El derecho a la alimentación es un derecho humano fundamental. Estamos trabajando con el PMA para asegurar que ningún refugiado se vaya a dormir con hambre, pero el apoyo tiene que venir rápidamente”.

“Millones de refugiados dependen de los alimentos del PMA y de nuestro trabajo para tratar la desnutrición y prevenir que esta se mantenga viva. Pero en África están en peligro de ser eclipsados por grandes crisis humanitarias en otros lugares”, dijo Cousin. “Los donantes han sido muy generosos frente a las necesidades globales sin precedentes. Pero ningún refugiado merece ser abandonado”.

El ACNUR y el PMA reconocen la preocupante situación en materia de seguridad alimentaria y nutrición en el Cuerno de África y las necesidades de asistencia sin precedentes. Las personas huyen de Somalia y Sudán del Sur y llegan como refugiados en estado crítico. Más del 75 por ciento de los niños refugiados somalíes que han llegado a Dollo Ado en Etiopía desde enero presentaban una seria desnutrición.

Diez operaciones de refugiados en África han sufrido recortes que afectan la cantidad y calidad de la asistencia alimentaria para aproximadamente 2 millones de refugiados. Las raciones alimenticias se han reducido drásticamente, en algunos casos hasta en un 50 por ciento, en grandes operaciones como Camerún, Chad, Kenia, Mauritania, Sudán del Sur y Uganda.

Los refugiados en Burkina Faso, Djibouti, Burundi y Etiopía han tenido recortes de productos específicos, incluidos los alimentos mezclados enriquecidos con micronutrientes, necesarios para garantizar una apropiada dieta de calidad.

El ACNUR y el PMA están preocupados porque los recortes sostenidos a la asistencia alimentaria tendrán graves consecuencias para la nutrición y la protección, ya que los refugiados tratan de sobrellevar estos recortes evitando las comidas, sacando a sus hijos de las escuelas para quedarse en casa o trabajar y vender activos familiares.

La situación nutricional de estos refugiados aun antes de los recortes a la asistencia alimentaria ya era preocupante y ahora ha empeorado. Las encuestas de nutrición en 2016 documentaron altos niveles de desnutrición aguda, anemia y retraso del crecimiento. En muchos sitios de refugiados en Etiopía, Chad, Sudán y Djibouti la desnutrición aguda es “crítica” y la anemia es mayor al 40 por ciento, lo que indica una crisis de salud pública.

Para obtener más información, contacte:

Challiss McDonough, WFP / Nairobi, Tel. +254 207 622 179, Mob. +254 707 722 104. Correo electrónico: challiss.mcdonough@wfp.org

Cecile Pouilly, ACNUR. Tel. +41 79 108 26 25. Correo electrónico: pouilly@unhcr.org

Leo Dobbs, ACNUR. Tel. +41 79 883 63 47. Correo electrónico: dobbs@unhcr.org

Jane Howard, PMA / Roma, Tel. +39 06 651 323 21, Mob. +39 346 760 05 21. Correo electrónico: jane.howard@wfp.org

Gregory Barrow, PMA / Londres, Tel. +44 20 724 090 01, Mob. +44 7968 008 474. Correo electrónico: gregory.barrow@wfp.org

Bettina Luescher, PMA / Ginebra, Tel. +41 22 917 8564, Mob. + 41 79 842 8057. Correo electrónico: bettina.luescher@wfp.org

Gerald Bourke, PMA / Nueva York, Tel. +1 646 556 69 09, Mob. +1 646 525 9982. Correo electrónico: gerald.bourke@wfp.org