Tamaño del texto A A A

Adolescente sirio tiene la oportunidad de soñar de nuevo en Austria

Un proyecto fotográfico le ha dado a Amr la confianza para hacer sus sueños realidad.

VIENA, Austria, 11 de enero de 2018 (ACNUR) – Amr, un joven sirio de 16 años, puede soñar en grande nuevamente ahora que encontró la seguridad en Austria; sin embargo, él nunca olvidará la realidad de la vida en Siria, su país natal que está ahora destruido por la guerra.

“Recuerdo las bombas”, dice él. “El sonido de las bombas. Los cohetes. Las armas. Era realmente terrible. Y muy ruidoso. Realmente ruidoso”.

Amr es uno de los 12 niños y jóvenes refugiados que viven en Europa, y que forman parte de un proyecto que da rienda suelta a la imaginación de los jóvenes.

Llamado Diario de Sueños “Dream Diaries”, el proyecto ve a los niños revelar sus sueños y esperanzas desde la seguridad de sus nuevos hogares en Austria, Bélgica, Alemania, Países Bajos y Suiza, lejos de los conflictos en sus natales Siria, Afganistán y más allá.

La serie fue producida por la fotógrafa de Humans of Amsterdam, Debra Barraud, su colega Benjamin Heertje, la diseñadora gráfica Annegien Shilling y el cineasta Kris Pouw en conjunto con ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados.

En esta serie, Amr, quien huyó de Siria y encontró protección en Viena en octubre de 2015 con sus padres y sus dos hermanos, comparte sus esperanzas de convertirse en periodista. Uno de los retratos lo muestra en una televisión con un micrófono, reportando las últimas noticias.

“Recuerdo el lodo, el frío y la lluvia constante”.

“Creo que el mundo estaría mejor sin la guerra”, le dice al equipo. “Para mí es interesante escuchar cosas sobre Siria. He visto muchas historias de Siria en internet y es difícil saber si son verdad. Las personas deben escuchar la verdad, y los periodistas tienen el poder para lograr eso. Por eso quiero ser periodista”.

Al igual que para millones más de personas, el viaje de Amr a Europa estuvo lleno de peligros. En 2016, más del 50 por ciento de los refugiados eran niños. Los niños no acompañados y separados, principalmente de Afganistán y Siria, presentaron unas 75.000 solicitudes de asilo en 70 países durante ese año. Aproximadamente un tercio de las personas que buscaban asilo en Alemania en 2015 y 2016 eran niños y jóvenes.

“Lo que más recuerdo del viaje es el bote de hule”, dice Amr. “Tardó cinco horas. El motor se apagó un par de veces. Estábamos muy asustados. Era medianoche. Todos estábamos navegando en internet con nuestros teléfonos. Fuimos de Turquía a Grecia. Recuerdo particularmente la caminata que hicimos. Recuerdo el lodo, el frío y la lluvia constante. Casi no comí. Cuando finalmente llegamos a Austria, estaba muy feliz de no tener que caminar más”.

Amr sueña con un mundo libre de guerras. Además, él quiere ser periodista. © ACNUR/Fetching_Tigerrs/petoei/andrea crisante/andrewvect/kasha_malasha/Shutterstock.com

Ahora en Viena, Amr asiste a la escuela y tiene amigos nuevos.

“En mi primer día aquí, me sentía muy nervioso. Los chicos de mi clase me hicieron muchas preguntas sobre Siria y la guerra. No me importaba explicarles a mis compañeros cómo era mi vida en Siria. Les conté sobre Alepo, sobre la guerra y también sobre el falafel, porque el falafel en Siria es realmente bueno. Ya tengo muchos amigos aquí, pero aún extraño a mis amigos de Siria”.

“Vimos la fortaleza de estos niños y cómo con el apoyo adecuado, pueden lograr cualquier cosa”.

Los cuatro creadores de Diarios de Sueños viajaron más de 7.000 kilómetros por Europa en 16 días para capturar los sueños de niños y jóvenes como Amr.

“Cuando los niños huyen de sus países natales dejan todo atrás, todo excepto sus sueños y esperanzas”, dice Debra Barraud, cuyo proyecto fotográfico Humans of Amsterdam tiene más de 400.000 seguidores en Facebook. “A través del proyecto vimos la fortaleza de estos niños y cómo con el apoyo adecuado, pueden lograr cualquier cosa”.

En Austria, Amr finalmente tiene la oportunidad de seguir sus sueños.

“Mi vida era buena, pero la guerra acabó con todo”, dice él. “Sueño con hablar perfectamente alemán, con graduarme de la escuela y convertirme en un periodista reconocido”.

Se alienta a las audiencias formar parte de la iniciativa #ConLosRefugiados mediante la firma de la petición global de ACNUR, que pide a los tomadores de decisiones que otorguen seguridad, educación y oportunidades a los refugiados, convirtiendo sus sueños en realidad.

Puede seguir la serie Diarios de Sueños a través de Humans of Amsterdam, Fetching_Tigerss y las redes sociales de ACNUR (Twitter y Facebook).

 

Con citas tomadas de las historias completas de @humansofamsterdam