Tamaño del texto A A A

Agencias de la ONU y sus socios promueven un taller sobre los derechos de las mujeres refugiadas y migrantes en Brasilia

En la Universidad de Brasilia, el ACNUR, ONU Mujeres y el Instituto Migraciones y Derechos Humanos (IMDH), abrieron un espacio para debatir sobre los derechos de las mujeres y la igualdad de género.

BRASILIA, Brasil, 29 de junio de 2017 (ACNUR) - La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), ONU Mujeres y el Instituto Migraciones y Derechos Humanos (IMDH) se reunieron el jueves en la Universidad de Brasilia (UnB), donde realizaron un taller para personas refugiadas y migrantes sobre los derechos de las mujeres. Cerca de 40 personas asistieron a la actividad que, además de debatir e informar sobre los derechos de las mujeres, ocasionó reflexiones sobre la igualdad de género y sobre las diferencias culturales relacionadas con el tema.

Los participantes se separaron en dos grupos: hombres y mujeres. A continuación, se formularon preguntas que alentaban al debate y se estableció un diálogo que aclaró las cuestiones planteadas. Durante la dinámica fue evidente que muchas personas desconocían el hecho de que en Brasil las mujeres reciben un menor salario que los hombres por desarrollar las mismas tareas. Por otro lado, se observó que el 90% de las personas que asistieron, ya conocían la Ley Maria da Penha y que estaban de acuerdo acerca de la gran importancia que la legislación tiene en la protección de las mujeres contra la violencia.

Beatrice, que vino de Ghana, es solicitante de asilo en Brasil y está en el país desde hace ocho meses. Ella estaba entre la pequeña parte de los asistentes que desconocía la Ley Maria da Penha y se mostró aliviada al saber sobre la legislación en vigor. “He aprendido muchas cosas nuevas hoy. Me siento más amparada y estoy feliz por ello”, afirmó. Beatrice dijo, además, que iniciativas como esta son muy importantes para que las mujeres sepan qué herramientas tienen a su disposición y para que se sientan más seguras. “Como mujeres, estamos expuestas a muchas formas de violencia, todos los días, en nuestra vecindad, en la calle, en nuestras propias casas. Es bueno saber cómo podemos protegernos”, concluyó.

Los participantes recibieron cartillas y publicaciones con información sobre las herramientas disponibles para la protección contra la violencia de género. © ACNUR/ Victoria Hugueney

Cuando la propuesta original de ofrecer un taller sobre los derechos de las mujeres a las refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes fue concebida, se esperaba que el público predominante fueran mujeres. Sin embargo, los debates sorprendieron no solamente por la masiva presencia masculina, sino por el gran interés que los hombres mostraron en el asunto. Así es como otros temas relacionados han ido ganando espacio y refuerzan la necesidad de abordarlos con más profundidad en oportunidades futuras.

Para Amanda Lemos, asesora de comunicación de ONU Mujeres, la integración entre hombres y mujeres es muy importante para debatir la desigualdad de género. Ella considera que, al tener acceso a diálogos divergentes, los hombres pueden acceder a diferentes realidades y convertirse en agentes que contribuyan a la igualdad.

La directora del IMDH, sor Rosita Milesi, también defendió la importancia del intercambio entre los géneros y culturas tanto para el debate como para recomponer relaciones. Afirmó que, a menudo, escucha relatos de mujeres que omiten hablar sobre actos de violencia y que lo hacen para no exponer a sus familiares o porque se sienten constreñidas. La hermana Rosita entiende que iniciativas como el debate propuesto pueden ser un primer paso para cambiar esa dinámica, generando oportunidades para que hombres y mujeres puedan construir una nueva cultura de convivencia y de comprensión mutua

Uno de los pilares de actuación del ACNUR en la prevención y combate a la violencia de género es promover el compromiso de hombres y niños en el tema, ya que cerca del 70% de los refugiados reconocidos en Brasil son del sexo masculino. Pensando en ello, la Agencia lanzó en 2016 la publicación Avante!, que tiene el objetivo de hacer que los refugiados y solicitantes de refugio residentes en Brasil puedan entender la legislación nacional sobre violencia de género. Al final del taller, los equipos del ACNUR, de ONU Mujeres y del IMDH, dieron cartillas informativas sobre los derechos de las mujeres a todos los participantes.

En todo el mundo la desigualdad de género es una de las violaciones más persistentes de los derechos humanos. La discriminación contra las mujeres y las niñas es causa y consecuencia del desplazamiento forzado y de la apatridia. De acuerdo con los datos del informe de Tendencias Globales del ACNUR, en 2016, el 49% de las personas refugiadas eran mujeres. Las mujeres cabeza de familia, embarazadas o adultas mayores, son aún más vulnerables.

En Brasil, según datos del último informe de CONARE, el 32% de las 10.038 solicitudes de asilo presentadas el año pasado, fueron realizadas por mujeres.

Por Flávia Faria, de Brasilia.

Gracias a la Voluntaria en Línea Violeta A. Chávez por el apoyo ofrecido con la traducción del portugués de este texto.