Tamaño del texto A A A

Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados advierte que el desplazamiento de sirios podría aumentar

Mientras los países vecinos sienten la presión de la crisis de refugiados, Filippo Grandi dice que más refugiados que se encuentran atrapados dentro del país enfrentan el riesgo del desplazamiento.

AMMÁN, Jordania, 24 de octubre de 2016 (ACNUR) – Sin un final para la guerra en Siria a la vista, es probable que el desplazamiento en el país aumente a medida que las personas se sienten cada vez más atrapadas dentro de las fronteras del país destruido por la guerra, dijo hoy el Alto Comisionado.

Desde el inicio del conflicto en 2011 y hasta la fecha, más de 6,5 millones de personas se han desplazado dentro de Siria, mientras que otras 4,8 millones han buscado asilo en los países vecinos, dijo hoy el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, en una conferencia de prensa en Ammán, capital de Jordania.

“Las fronteras de Siria están más o menos cerradas, o son muy difíciles de cruzar, y los países vecinos sienten que están saturados con casi cinco millones de refugiados sirios. Eso significa que los sirios están atrapados dentro de Siria en esta imposible situación”, dijo Grandi.

"Las fronteras de Siria están más o menos cerradas, o son muy difíciles de cruzar".

“Esto significa que el desplazamiento dentro de Siria continuará creciendo. Nosotros estimamos que 6,57 millones de personas ya no están en sus hogares, y estoy seguro de que esta cifra crecerá si las hostilidades no cesan”, añadió.

Grandi habló al final de una visita de tres días a Jordania, donde uno de los temas que discutió en las reuniones con Su Majestad el Rey Abdullah II y los ministros del Gobierno, fue cómo proveer asistencia humanitaria a un estimado de 80.000 desplazados sirios que acampan cerca de la frontera norte de Jordania con Siria.

Grandi dijo que él comprende completamente las preocupaciones sobre seguridad que dictaron la prudencia de Jordania al lidiar con la población reunida en el área cerca de la frontera, conocida como “berma”, después del ataque con bombas en el área en junio de este año, donde murieron seis oficiales de seguridad de Jordania.

“Nosotros comprendemos plenamente que esta población puede tener, entre ellos, factores que le causan inseguridad”, dijo. “Pero por otro lado, me siento alentado porque Su Majestad y sus ministros demostraron mucha preocupación por la situación de las personas que están sufriendo”, dijo Grandi.

“Todavía estamos discutiendo varias opciones de cómo llegar a ellos. Tenemos que ser pacientes porque es muy complicado, pero siento confianza en que, con la cooperación del Gobierno y de muchos Estados de la Naciones Unidas que nos apoyan, llegaremos pronto a un acuerdo donde será posible entregar la asistencia a aquellas personas que la necesitan”.

El lunes, Grandi se reunió con familias sirias que viven en el campamento Azraq en el desierto noreste de Jordania, que actualmente alberga a 35.000 refugiados. Entre ellos está Ahmad*, un albañil de la zona rural de Homs que huyó de su hogar con su familia en noviembre de 2015 después de que su pueblo fuera invadido por insurgentes armados.

Ellos son parte de los cerca de 20.000 sirios que entraron a Jordania a inicios de este año, después de pasar meses acampando en la berma, antes de que la frontera fuera cerrada posterior al ataque en junio. Ahmad describió la situación difícil y polvorienta que tuvieron que enfrentar en la frontera, la cual provocó que su esposa, que estaba embarazada, se enfermara y casi perdiera a su bebé.

"Ahora podemos dormir sin el sonido de los aviones sobrevolando y el miedo de los bombardeos". 

“Cuando llegamos al campamento, inmediatamente nos sentimos seguros y más cómodos. Ahora podemos dormir sin el sonido de los aviones sobrevolando y el miedo de los bombardeos”, dijo Ahmad.

Ahora la familia vive en una sección segura del campamento, donde quienes llegan de la frontera encuentran alojamiento mientras esperan una autorización de seguridad de las autoridades de Jordania, antes de entrar a la población general del campamento.

De las 20.000 personas que llegaron antes de junio, 7.000 han recibido una autorización de seguridad por parte de las autoridades para abandonar el área segura. Grandi dijo que durante las discusiones con el Gobierno de Jordania, ellos acordaron acelerar el proceso de evaluación para permitir a los refugiados unirse a la población general más rápidamente.

El mes anterior, la Enviada Especial del ACNUR, Angelina Jolie Pitt, visitó el campamento Azraq para reunirse con familias que recientemente llegaron de Siria, e hizo un llamado a la comunidad internacional para hacer más para asistir a quienes están atrapados en la frontera. Un video de su visita, que destaca las dificultades que enfrentan los sirios marcados por la guerra, y otro sobre las realidades de las familias refugiadas sirias en el campamento de Azraq pueden ser encontrados, en sus versiones en inglés, aquí y aquí.

Grandi concluyó recalcando que la responsabilidad de manejar la crisis de refugiados en Siria no debería ser únicamente de Jordania y otros países vecinos, un mensaje que fue recientemente reafirmado por la Asamblea General de la ONU en una Cumbre especial en Nueva York.

“Los refugiados no deberían ser la responsabilidad de sólo algunos países, especialmente de países que se encuentran justo al lado de los conflictos, como el caso de Jordania. La responsabilidad debería ser compartida internacionalmente. Se están realizando esfuerzos… pero aún falta mucho por hacer”.

Por Charlie Dunmore en el Campamento de Refugiados en Azraq, Jordania

* Los nombres son cambiados por razones de protección.