Tamaño del texto A A A

Alto Comisionado hace un llamado a una urgente acción para proteger a los niños refugiados

Filippo Grandi inauguró el Diálogo de dos días Sobre los Desafíos de Protección, con un llamado a salvaguardar a los niños que huyen y a encontrar soluciones para ellos.

GINEBRA, Suiza, 08 de diciembre de 2016 (ACNUR) – Millones de niños, niñas y adolescentes son parte del número, sin precedentes, de personas que son obligadas a huir de sus hogares debido a la guerra, el conflicto y la persecución a nivel mundial.  Protegerlos y encontrar soluciones para los enormes riesgos que enfrentan, es el tema del foro de dos días que dio inicio hoy en Ginebra.

“Los niños que huyen están expuestos a graves riesgos, especialmente si son no acompañados o separados”, dijo Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, durante su discurso de apertura en el noveno Diálogo del Alto Comisionado sobre los Desafíos de Protección.

Un creciente número de niños, muchos separados de sus padres y familias, están expuestos a diario a los traficantes y tratantes de personas. Su educación se ve interrumpida, y a menudo se encuentran en peligro, dijo Grandi durante la reunión que tiene como tema “Niños Huyendo”.

“Ellos están expuestos a los criminales traficantes y tratantes de personas. El hecho de que a menudo no cuentan con protección, ni siquiera de las personas que viajan con ellos, los expone a todos los tipos de explotación. No podemos aceptar esto. Tenemos que contraatacar, necesitamos encontrar formas para abordar esta situación”, dijo.

De acuerdo con Grandi, los niños representan más de la mitad, 51 por ciento, de los 21,3 millones de refugiados del mundo. Muchos niños que huyen terminan en centros de detención, lo que puede tener un grave impacto negativo en su salud física y mental así como en el desarrollo humano para toda su vida.

Así mismo, ellos son vulnerables a la violencia sexual y de género, a la explotación y al riesgo de apatridia. Sus futuros son inciertos y muchos han perdido años de escolaridad como resultado del desplazamiento.

Grandi destacó varios compromisos significativos adoptados por los Estados en la Declaración de Nueva York en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Refugiados y Migrantes en septiembre, para encontrar "maneras prácticas de abordar algunos de los problemas" que enfrentan los niños que huyen.

Él recalcó los compromisos de poner fin a la práctica de la detención de los niños para determinar su estatus migratorio y asegurar que los Estados documenten los nacimientos de todos los niños nacidos en su territorio para prevenir y reducir el riesgo de apatridia.

Grandi también mencionó los compromisos para encontrar soluciones oportunas para los niños y jóvenes refugiados, incluyendo la ampliación de los "caminos legales" tales como las oportunidades de reasentamiento y el aumento de la reunión familiar, así como el acceso rápido a una educación de calidad. Estos pasos fueron bien recibidos por los delegados de la juventud refugiada, que participaron en el foro.

"Empoderar a los jóvenes para que, cuando regresen, tengan las habilidades y la capacidad de reconstruir sus países, creo que eso es muy importante", dijo Joseph Munyambanza, de 26 años, que huyó de la República Democrática del Congo a los seis años, acompañado por un hermano mayor.

"Si no actúan ahora, arriesgamos que haya una generación perdida".

Laura Valencia, una joven de 19 años que huyó de su natal Colombia a Ecuador a los 11 años, también enfatizó la necesidad de una acción rápida: "Si no actúan ahora, arriesgamos que haya una generación perdida".

"Para nosotros es realmente importante que las decisiones, las buenas prácticas y los compromisos sean reales, pero que sean implementados ahora", agregó, hablando al margen del evento.

Lea acerca de las amenazas de pandillas que conducen a los niños y jóvenes a huir de la región del Triángulo Norte de Centroamérica y los graves peligros que enfrentan los jóvenes a manos de traficantes en Europa y el sudeste asiático.