Tamaño del texto A A A

Alto Comisionado insta a la comunidad internacional a darle reconocimiento y apoyo a Sudán

Sudán es uno de los principales países de acogida para los refugiados que huyen del mortal conflicto en Sudán del Sur, y su excepcional generosidad necesita ser reconocida y apoyada.

GINEBRA, Suiza, 17 de agosto de 2017 (ACNUR) – El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, realizó su primera visita oficial a Sudán esta semana, en un momento en el que los refugiados continúan huyendo del brutal conflicto en Sudán del Sur. Él hizo un llamado a la comunidad internacional para que se reconozca la tradición de larga data de Sudán de acoger refugiados, y llamó a un mayor apoyo para el país.

“Durante décadas, Sudán ha mantenido sus puertas abiertas a las personas que huyen de la guerra, el hambre y el sufrimiento. Fui testigo de esto cuando trabajé como oficial del ACNUR en el terreno hace casi 30 años, y esto continúa aún hoy en día, a medida que los refugiados sursudaneses huyen de los horrores de la guerra”, dijo Grandi el miércoles al concluir su visita en Sudán.

Sudán es uno de los principales países de acogida para los refugiados que huyen del mortal conflicto en Sudán del Sur. Estos refugiados pueden beneficiarse de la extensión del Gobierno de ciertas libertades, incluyendo empleo y movimiento. Asimismo, reciben un generoso apoyo de las comunidades de acogida.

Durante su visita, el Alto Comisionado estuvo en el campamento de refugiados Al-Nimir en Darfur del Este, el cual alberga a más de 5.000 refugiados sursudaneses, quienes llegaron al campamento en abril; y elogió la solidaridad de la comunidad sudanesa local. “Las comunidades de acogida están compartiendo generosamente todos los recursos disponibles, pero es visible que se encuentran bajo una inmensa presión, debido a que los recursos ya son escasos”.

Grandi dijo que esta excepcional generosidad necesita ser reconocida y apoyada. “La generosidad de Sudán debe ser igualada con la solidaridad y los recursos internacionales. Se necesita urgentemente mayor apoyo de los donantes para que podamos ayudar a los cientos de miles de personas refugiadas, así como a las comunidades que las acogen”.

El Alto Comisionado también hizo un nuevo llamado a la comunidad internacional para que hagan más para terminar con los combates en Sudán del Sur, que causan la tragedia de desplazamiento forzado de más rápido crecimiento a nivel mundial, y para la que no parece que haya un final a la vista. “Las partes en conflicto, los Estados de la región y la comunidad internacional necesitan ponerle fin a esta tragedia”, dijo él.

El Alto Comisionado se reunió con el Presidente Sudanés Omar al-Bashir, y acogió con beneplácito la promesa del Presidente que Sudán continuará brindando seguridad a quienes huyen del conflicto y la persecución, incluyendo a quienes llegan de Sudán del Sur, y otros países de la región.

Sudán ha acogido a más de 416.000 refugiados sursudaneses desde 2013, incluyendo cerca de 170.000 nuevas llegadas en 2017, haciéndolo uno de los principales países de acogida en la región. Cientos de miles de refugiados más, que se quedaron en Sudán después de la separación, también necesitan ayuda humanitaria.