Antiguo niño perdido de Sudán se convierte en colaborador del ACNUR

El actor y modelo de Hollywood Ger Duany tiene el honor de ser reconocido como un partidario de la causa de los refugiados. Él también siente una pesada carga de responsabilidad personal.

Ger Duany, uno de los niños perdidos de Sudán, visita el campamento de refugiados de Dadaab, en Kenia. El actor vivió allí en calidad de refugiado antes de su reasentamiento en los Estados Unidos.  © ACNUR

NAIROBI, Kenia, 9 de marzo de 2015 (ACNUR) – Ger Duany, modelo y actor de Hollywood y uno de los miles de niños perdidos que, al quedar huérfanos o verse separados de sus padres, se vieron obligados a huir de Sudán durante la guerra civil acaecida entre 1983 y 2005, ha pasado a formar parte del grupo de personalidades que promueven la labor de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados con ocasión de la proyección de una película en Nairobi.

"Es para mí un honor promover la causa de los refugiados. También es para mí una gran responsabilidad personal", dice Duany, de 36 años de edad, en un mensaje. Ahora, convertido en ciudadano estadounidense, viajó a la capital de Kenia para presentar y comentar "The Good Lie", una obra dramática basada en hechos reales sobre los niños perdidos reasentados en los Estados Unidos.

Duany interpreta a uno de los niños en la película, representando en gran medida su propia experiencia. Quedó separado de su familia y fue reclutado como niño soldado antes de convertirse en refugiado en Etiopía y Kenya y de reasentarse posteriormente en los Estados Unidos. Debutó como actor en 2004 en la película, "I ♥ Huckabees" y es un modelo para muchos.

Duany sigue preocupado por su país y por el resultado de las actuales iniciativas para restablecer la paz y la estabilidad en Sudán del Sur, que logró la independencia en enero de 2011 y que, desde diciembre de 2013, se ha visto asolado por el caos y el conflicto entre las fuerzas gubernamentales y las fuerzas rebeldes. Algunos de sus familiares han buscado refugio en Etiopía y Kenia, escapando de los últimos combates.

En el mensaje publicado el lunes, Duany decía que convertirse en uno de los colaboradores de alto perfil del ACNUR constituía para él una oportunidad única. "Mi viaje ha cerrado en cierto modo un círculo". En el mensaje, Duany reflexionaba sobre los últimos problemas de Sudán del Sur.

"Durante los últimos 14 meses, en mi país, Sudán del Sur, se han producido más de 2 millones de desplazamientos. Hace menos de 4 años experimentábamos la euforia de la independencia. Yo fui a mi país para votar en el referendo que condujo a la independencia. Nunca en el peor de nuestros sueños podríamos haber imaginado que nuestra patria se vería inmersa tan pronto en una guerra civil y que las pesadillas de nuestra infancia volverían a afectar a otra generación".

Duany dijo que durante el fin de semana, con ocasión de la celebración del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), había pensado en el renovado sufrimiento de las mujeres y las niñas. "Pensé en las mujeres de Sudán del Sur que están viviendo y reviviendo la adversidad del desplazamiento, hacinadas en instalaciones de las Naciones Unidas o dispersas en las zonas rurales y en campamentos de refugiados en los países vecinos. Al igual que las mujeres refugiadas y desplazadas internas de todo el mundo, ellas cuidan y protegen a sus hijos lo mejor que pueden mientras su mundo estalla en medio de la guerra".

Duany añadió que había sabido de su sufrimiento a través de su madre y sus hermanas y de las mujeres de Sudán del Sur en general. "Es el dolor de perder a los seres queridos, de no saber dónde están o si estarán vivos. Ese dolor volvió a asolar a la nación de Sudán cuando en el mes de diciembre de 2013 estalló la guerra", dijo.

Duany, reflexionando sobre su pasado, dijo que pasó de llevar una vida "idílica" durante los primeros años de su vida en una aldea de Sudán del Sur a convertirse en niño soldado durante la devastadora guerra entre el norte y el sur, refugiado, actor, modelo internacional y activista en pro de la paz en los Estados Unidos. "Cuando llegué a los Estados Unidos, a los 16 años, no sabía leer ni escribir en inglés, pero perseveré y logré terminar mi educación universitaria".

Duany se considera afortunado. "Hubo muchos momentos durante mi viaje en los que podría haber perecido, como les ocurrió a muchos de los nuestros. Se me parte el corazón cuando oigo que los niños de mi país [Sudán del Sur] están experimentando la pesadilla de las matanzas, la destrucción y el caos, mientras que en otros lugares los niños de su edad van a la escuela", expresó.

"¿Es posible calcular el costo humano y la pérdida de oportunidades para estas generaciones? En cuanto a nuestras madres y hermanas, que son los pilares de la resiliencia, ¿es justo que tengan que soportar la carga de la incertidumbre asociada al desplazamiento?", preguntó.

En su calidad de colaborador de alto perfil del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Duany forma parte de un influyente grupo de colaboradores famosos, entre los cuales se destaca Angelina Jolie, Enviada Especial del ACNUR, cuyo objetivo es sensibilizar al público e impulsar el apoyo al organismo en todo el mundo. "Contaré cómo fue mi viaje de esperanza con el ACNUR y cómo logré superar la adversidad. La importancia de la labor que realiza este organismo se ha puesto de manifestó en mi caso", subraya, y añade: "Ahora me toca a mí hacer algo a cambio".

Duany explicó que su "viaje" con el ACNUR comenzó cuando era solo un niño en el campamento de refugiados de Itang, en Etiopía. "El ACNUR me trajo a Dadaab [en Kenia] y desde allí me envió a los Estados Unidos hace 22 años", señaló. Y el pasado año, la agencia de la ONU para los refugiados lo reunió con su madre y con otros 14 familiares en el campamento de Kakuma, en Kenia. También visitó Gambella, en Etiopía occidental, donde vio como oleadas de refugiados cruzaban la frontera. "Escuché historias terribles sobre sus experiencias durante la huida. Eran historias desgarradoras y entonces tomé la determinación de convertirme en voz de los refugiados", afirmó.

Gracias a la Voluntaria en Línea Luisa Merchán por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.