Tamaño del texto A A A

Ayuda monetaria empodera a los refugiados y estimula la economía libanesa

Los refugiados sirios dicen que el programa de ayuda monetaria les ayuda a tener un mejor control financiero y más dignidad, mientras que los negocios reportan aumento en sus ingresos.

TIRO, Líbano, 16 de diciembre de 2016 (ACNUR) – Durante los cerca de seis años que ella ha sido refugiada en Líbano, Thawat de 38 años, se ha enfrentado a una constante lucha para lograr satisfacer necesidades como cómo poder comprar alimento y las medicinas para su madre enferma.

Pero desde que el ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, la incluyó en su programa para remplazar la ayuda en especie por un reembolso monetario mensual, Tharwat ha retomado el control de sus finanzas, lo que le ha dado más dignidad.

“El dinero que recibo ha cambiado mi vida”, dijo Tharwat, que se ha dedicado a cuidar a su madre enferma. “Ahora tengo la libertad para comprar lo que más necesito, que es la medicación de mi madre. Ella estaría demasiado enferma sin ella. Para mí la comida viene en segundo lugar”.

 “El dinero que recibo ha cambiado mi vida. Ahora tengo la libertad para comprar lo que más necesito”.

Tharwat es parte de los cerca de 1,8 millones de desplazados forzosos en Oriente Medio que este año recibieron ayuda monetaria como parte de un importante cambio en cómo se maneja la situación de los refugiados.

Tradicionalmente, la ayuda se ha entregado a través de un apoyo en especie. Pero con cerca de 80 por ciento de la población de desplazados viviendo en ciudades, a nivel mundial, y a menudo con un acceso legal al empleo inexistente o limitado, la ayuda monetaria ahora es usada para ayudar a quienes más lo necesitan.

Los beneficiarios reciben el dinero a través de tarjetas o cajeros automáticos. La ayuda monetaria directa reduce los costos y empodera a los refugiados como Tharwat al darles la opción de decidir cómo satisfacer sus necesidades más inmediatas.

“Solíamos esperar en filas durante horas para recibir cobijas o artículos de higiene. Esos son productos que realmente necesitábamos, pero ahora podemos decidir qué comprar y cuándo comprarlo”, dijo Tharwat, que es una de las 30.000 familias refugiadas económicamente vulnerables en el Líbano, que se benefician del desembolso mensual de $175 dólares.

Más de 800.000 refugiados en el Líbano también se están beneficiando de una ayuda mensual adicional durante los meses de invierno, entre noviembre y marzo.

Así como ayuda a los refugiados, el programa también le da un impulso a los negocios locales en Líbano, que acoge a más de un millón de refugiados de Siria, la mayor concentración de refugiados per cápita a nivel mundial, y que equivale a una de cada cuatro personas de la población.

“Las tarjetas que reciben los refugiados ha provocado que pasaran de ser receptores pasivos de asistencia a ser consumidores activos. Ellos realmente están moviendo nuestra economía en el Valle de Becá”, dijo Mohammad Taha, dueño de una gasolinera en Jeb Jennine, una ciudad en Becá Oeste, donde viven cerca de 8.000 refugiados registrados.

“Ellos realmente están moviendo nuestra economía en el Valle de Becá”.

“La venta de combustible a refugiados para la calefacción, durante el invierno, ha aumentado mis ventas en casi un 10 por ciento”, agregó.

El programa de asistencia monetaria ha ayudado a los refugiados a integrarse en la era de las operaciones bancarias en línea, dijo Chafica Salaam, sub gerente general del actual proveedor de servicios financieros para el ACNUR.

“Al inicio del programa, los refugiados tenían dificultades con la tarjeta y tenían preguntas básicas sobre el código de su tarjeta y cómo manejar sus recursos”, dijo ella. “Pero desde entonces, hemos logrado que sus habilidades bancarias mejoren”.

Salaam explicó que muchos refugiados ahora han aprendido a escalonar sus gastos y sólo retiran pequeñas cantidades cada vez.

“El mundo se ha movido rápidamente a las transferencias y pagos electrónicos, y ahora los refugiados están completamente al día con eso, y están canalizando el dinero que reciben de vuelta a la economía local”.