Tamaño del texto A A A

ACNUR destaca la cooperación regional en respuesta a la situación de desplazamiento en la región centroamericana

El Alto Comisionado Auxiliar para la Protección participó del primer Diálogo Regional de Protección, donde se abordaron los logros y desafíos en la protección nacional e internacional junto con los representantes de El Salvador, Guatemala y Honduras y se acordó el camino a seguir para una respuesta regional.

SAN SALVADOR, El Salvador, 24 de mayo de 2017 (ACNUR) - “Lo que tenemos en los países de Centroamérica no es un problema de migración, es una crisis de refugiados”, indicó el Alto Comisionado Auxiliar para la Protección de la Agencia de la ONU para los Refugiados, Volker Türk, durante su visita a El Salvador, Guatemala y Honduras. “Necesitamos una respuesta integral y efectiva a esta crisis de desplazamiento, que involucra toda la región”, destacó.

Volker Türk indicó que el objetivo del Diálogo de Protección es “alinear soluciones operacionales y regionales a la problemática multicausal de refugiados. Asimismo, el diálogo nos permite visualizar el progreso que los países de la región han logrado en aceptar las realidades de desplazamiento y migración en los últimos años para llevar soluciones desde un enfoque regional e internacional”.

El Sr. Türk inició su visita en El Salvador, reuniéndose con el Vicepresidente de El Salvador, Sr. Oscar Ortiz. Ambos inauguraron la Oficina Local de Atención a Víctimas (OLAV) en el Centro de Atención Integral para Migrantes La Chacra. Una de las prioridades del ACNUR es apoyar los esfuerzos del Estado salvadoreño en la respuesta a las víctimas de la violencia mediante las OLAV.

Durante el evento de inauguración, el Alto Comisionado Auxiliar para la Protección afirmó que la protección del individuo debe estar en el centro de la atención. “Es importante que encontremos rutas y maneras para asegurar que [las personas retornadas] se puedan reintegrar a la sociedad”, comentó.

El Vicepresidente Ortiz concluyó reafirmando el compromiso del Gobierno nacional en la atención a víctimas. “Vamos a seguir con este trabajo, vamos a seguir haciendo crecer este sistema que creemos que deber ser un esfuerzo transversal para abordar bajo un enfoque integral el tema de la violencia”.

El Ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Sr. Hugo Martínez, se reúne con al Alto Comisionado Auxiliar para la Protección de ACNUR, Sr. Volker Türk. © ACNUR/ Óscar Ramírez

En Honduras, Volker Türk se reunió con profesores de una comunidad en Tegucigalpa para conversar sobre las dificultades que enfrentan los estudiantes y ellos mismos por la violencia. “Los docentes somos papás, psicólogos, amigos. Tenemos que cumplir con todas las funciones y tenemos miedo. Nos sentimos solos”, comentó uno de los profesores.

ACNUR y su socio Save the Children han desarrollado iniciativas en centros comunitarios, principalmente con jóvenes y adolescentes, proporcionando apoyo psicosocial en escuelas afectadas por la violencia. Junto con los maestros, planes son desarrollados para responder a las necesidades de protección especificas en las escuelas.

En Guatemala, donde el Primer Diálogo Regional d Protección se llevó a cabo, el Alto Comisionado Auxiliar para la Protección se reunió con el Vice Ministro de Relaciones Exteriores para discutir la creciente presión al sistema de asilo, que registró un incremento de 200% en las solicitudes de asilo el año pasado solamente. El Sr. Türk también se reunió con los socios del ACNUR en el país, quienes proveen apoyo vital a las personas desplazadas y aquellos en tránsito con necesidades de protección. Un enfoque particular de la visita fue abordar las necesidades específicas de la niñez en desplazamiento, asegurando que los albergues especializados en la ruta tengan la infraestructura necesaria para apoyarles y protegerles.

En las Américas, 182.4000 refugiados y solicitantes de asilo de El Salvador, Guatemala y Honduras fueron registrados a finales de 2016. Esto representa un incremento de 68% en comparación con las cifras registradas en 2015. Solo en 2016, se presentaron 91.900 nuevas solicitudes de asilo de ciudadanos de los países mencionados en el continente americano. Los altos números de deportación son igualmente preocupantes, con 216.900 personas deportadas a Guatemala, Honduras y El Salvador desde México y EEUU en 2016 solamente, poniendo una enorme presión en las capacidades de recepción y creando vacíos significativos en la protección.