Tamaño del texto A A A

Bangladesh y ACNUR pactan un marco de retorno voluntario para los rohingyas

El Memorándum, firmado por el Alto Comisionado, Filippo Grandi, y el Secretario de Asuntos Exteriores de Bangladesh, Shahidul Haque, establece un marco de cooperación en materia de retornos seguros, voluntarios y dignos para los refugiados.

GINEBRA, Suiza, 13 de abril de 2018 (ACNUR).- ACNUR, la agencia de la ONU para los Refugiados, y el Gobierno de Bangladesh han finalizado esta mañana en Ginebra un Memorándum de Entendimiento (MDE) sobre el retorno de refugiados rohingya a poner en práctica cuando las condiciones en Myanmar sean las propicias.

El Memorándum, firmado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, y por el Secretario de Asuntos Exteriores de Bangladesh, Shahidul Haque, establece un marco de cooperación entre ACNUR y Bangladesh en materia de retornos seguros, voluntarios y dignos para los refugiados, acorde a los estándares internacionales.

Más de 670.000 rohingya han huido de la violencia en Myanmar desde el pasado mes de agosto, uniéndose a los 200.000 que han ido llegado en las últimas décadas a Bangladesh en varias oleadas en busca de refugio. ACNUR desea extender un sincero agradecimiento al Gobierno y el pueblo de Bangladesh por la hospitalidad, protección y asistencia proporcionados a los refugiados.

En ausencia de un acuerdo tripartito entre ACNUR, Myanmar y Bangladesh, ACNUR ha mantenido negociaciones con ambos gobiernos para elaborar dos Memorándums de Entendimiento (MDE) independientes, destinados a garantizar que cualquier retorno de refugiados que tenga lugar en el futuro sea de acuerdo a los estándares internacionales de voluntariedad, seguridad y dignidad.

ACNUR considera que las condiciones en Myanmar no garantizan aún retornos seguros, dignos y sostenibles. La responsabilidad de crear tales condiciones sigue dependiendo de las autoridades de Myanmar, y éstas deben ir más allá de la provisión de infraestructuras físicas que faciliten la logística del retorno.

Los refugiados en Bangladesh han manifestado que antes de considerar su vuelta a Myanmar necesitan ver progresos concretos en relación con su estatus legal, ciudadanía, derechos fundamentales y seguridad en su hogar, el estado de Rakhine. ACNUR mantiene su llamamiento al Gobierno de Myanmar a que tome medidas concretas dirigidas a abordar las causas primarias del desplazamiento forzoso, conforme a las recomendaciones de la Comisión Asesora del Estado de Rakhine.

Una de las medidas que el Gobierno de Myanmar podría adoptar inmediatamente sería proveer a ACNUR y otros actores relevantes acceso total y sin restricciones a los lugares de origen de los refugiados en el estado de Rakhine, lo que permitiría a la Agencia de la ONU evaluar la situación y proporcionar información a los refugiados sobre las condiciones en sus lugares de origen, así como evaluar los posibles retornos y la reintegración de los refugiados.

Otra medida práctica sería reducir las restricciones de movimiento para los desplazados internos acampados en los principales términos municipales de Rakhine, lo que ayudaría a proporcionar confianza a los refugiados en Bangladesh. Este tipo de medidas haría ver a los refugiados que el gobierno de Myanmar está comprometido con la búsqueda de soluciones duraderas.

ACNUR, junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se encuentra en conversaciones con el Gobierno de Myanmar para firmar un acuerdo tripartito que estipule el alcance de la cooperación entre estas agencias y el Gobierno de Myanmar en Rakhine. El acuerdo tiene como objetivo establecer un marco para la repatriación voluntaria de los refugiados de conformidad con las normas internacionales, crear las condiciones adecuadas para una posible repatriación y proveer de ayuda humanitaria y al desarrollo a todas las personas del estado de Rakhine.

 

Para mayor información sobre el tema, por favor contacte: