Tamaño del texto A A A

Bono: ACNUR necesita más apoyo para ayudar a los desplazados por Boko Haram

El cantante de U2 y cofundador de The ONE Campaign alerta de que miles de niños se exponen a pasar hambre debido a la escasez de fondos de las agencias de la ONU.

MAIDUGURI, Nigeria, 30 de agosto de 2016 (ACNUR).- La estrella del rock Bono ha alertado de que miles de niños desplazados en el noreste de Nigeria por la violencia de Boko Haram, están expuestos a una severa hambruna si no se proporciona más apoyo a los esfuerzos de la ONU para proporcionarles asistencia vital.

El líder del grupo de rock irlandés U2, cofundador de la campaña internacional y grupo de apoyo The ONE Campaign, destacó estas carencias durante una reciente visita a hombres, mujeres y niños desplazados en el asentamiento de Maiduguri, situado en el estado de Borno.

“Hay 50.000 niños que morirán si la ONU no recibe el apoyo que necesita. Este es un país extraordinario, pero en el noreste la gente está luchando por sobrevivir, les han robado su país”, dijo Bono en su visita junto al empresario nigeriano Alhaji Aliko Dangote.

“Si la casa de nuestro vecino arde, las nuestras también arderán. Es así de simple”, añadió.

Las agencias de Naciones Unidas y otras ONGs han solicitado este año cerca de 200 millones de dólares para poder atender las necesidades inmediatas de más de medio millón de personas desplazadas forzosamente por causa Boko Haram en Camerún, Chad y Níger, pero en estos momentos cuentan con menos de una cuarta parte (el 24%) de los fondos que necesitan.

“50.000 niños morirán si la ONU no recibe el apoyo que necesita”.

Además, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, requiere 42 millones de dólares para ayudar a los desplazados en el noreste de Nigeria por los insurgentes de Boko Haram, activos desde 2009.

La región y especialmente el estado de Borno ha sido la más castigada por la insurgencia, aunque el gobierno nigeriano ha recuperado la mayoría de las zonas en manos de las milicias durante los dos últimos años.

En las últimas semanas, el avance del ejército nigeriano ha dejado al descubierto los catastróficos niveles de sufrimiento que padece la población de la zona, cuya mayor parte ha estado aislada de la ayuda humanitaria durante meses o incluso años.

A principios de agosto, ACNUR advirtió de la detección de otros 800.000 desplazados internos necesitados de ayuda. Los informes señalan malnutrición severa a gran escala, en un momento en el que los fondos de la operación de asistencia están por debajo de lo requerido.

Durante las horas que pasó en Maiduguri, Bono visitó el campamento de Dalori donde conversó con las mujeres en el ala de maternidad de su clínica, y las animó a tener esperanza en el futuro.

En un mundo donde a diario la violencia obliga miles de familias a huir de sus hogares, ACNUR cree que ha llegado el momento de mostrar a los líderes mundiales que la sociedad está#ConlosRefugiados. Por ello, ha lanzado una petición para enviarles un mensaje para que trabajen juntos y hagan lo que les corresponde para mejorar la situación de los refugiados.