Tamaño del texto A A A

Alternativas a la detención para los solicitantes de asilo en Estados Unidos

BALTIMORE, Estados Unidos, 24 de noviembre (ACNUR) - La máxima responsable del área de protección de la Agencia de la ONU para los Refugiados ha descrito el enfoque de Estados Unidos de proporcionar a los inmigrantes y solicitantes de asilo una alternativa a la detención mientras sus casos están siendo evaluados como "un desarrollo positivo".

La Alta Comisionada Asistente para la Protección, Erika Feller, fue informada el pasado lunes por responsables del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en Baltimore, Maryland, sobre la última fase del Programa de Supervisión Intensiva de Presencia del departamento, conocido como ISAP II por sus siglas en inglés.

El programa permite a un pequeño porcentaje de los cientos de miles de personas arrestadas y detenidas por los oficiales de inmigración cada día evitar la encarcelación por medio de la aceptación de una supervisión regular.

"Consideramos positivo cuando la respuesta de los Estados ante la llegada de solicitantes de asilo incluye programas que ofrezcan una alternativa a la detención", manifestó Feller. "Pero aún nos encontramos en una fase muy temprana del proceso de determinación de qué programa ofrece la mejor alternativa".

Muchos solicitantes de asilo en Estados Unidos son internados en centros de detención, junto con personas que enfrentan a cargos penales y por inmigración ilegal, mientras sus casos son tramitados. Los datos más recientes del Departamento de Seguridad de Fronteras indican que en el año fiscal 2007 aproximadamente 10.000 de las más de 300.000 personas detenidas eran solicitantes de asilo.

El programa ISAP II ha sido concebido para permitir a las personas que presenten un bajo riesgo de huida continuar viviendo en sus casas, a condición que se adhieran a un programa de supervisión, que implica reuniones regulares con el personal asignado a su caso.

Desde el punto de vista de ACNUR, ISAP II representa una mejora sobre los dos previos del ICE, que funcionaban como alternativas a la detención y que incluían requisitos de supervisión mucho más restrictivos y un mayor uso de tobilleras equipadas con dispositivos de posicionamiento.

Jorge* ha participado en uno de los anteriores programas de supervisión del ICE durante los últimos 18 meses y todavía porta una tobillera. Jorge, un solicitante de asilo de El Salvador que teme ser asesinado por una banda callejera en caso de regresar a su país, aguarda la resolución final sobre su solicitud de asilo para abril de 2010.

Él asegura que por culpa de la tobillera, la gente le mira como si fuera un criminal. "Siento que nadie pagaría un solo dólar por mí", cuenta a un trabajador de ACNUR durante una reunión en Baltimore.

"La detención es la detención", dice Feller, "no podemos huir de ese hecho". Las alternativas de supervisión que se han puesto en marcha como medio para gestionar los ingresos irregulares de personas que solicitan asilo son, desde el punto de vista de ACNUR, preferibles a los centros de detención cerrados. Sería todavía mejor contar con formas de supervisión que lleven al mínimo los dispositivos de supervisión más intrusivos, de los que Feller destacó que pueden ser psicológicamente perturbadores, especialmente para las personas que ya han sufrido experiencias traumáticas.

En sus reuniones con los responsables de ICE, Feller fue informada de los planes de ICE para desarrollar nuevas alternativas a los programas de detención, algunas de las cuales podrían implicar un mayor énfasis en la implicación de la comunidad, así como asistencia para acceder a servicios legales y sociales.

"Los refugiados que han huido de situaciones de persecución son muy frágiles", indicó Feller. "Los objetivos de muchas de las alternativas a los sistemas de detención son objetivos aplicables. ACNUR sostiene que las consideraciones humanitarias deberían tener una mayor presencia".

ACNUR tiene la intención de seguir poniendo de relieve este asunto y para ello presentará una iniciativa global sobre alternativas a la detención en 2010.

*El nombre ha sido cambiado para proteger su identidad.

Por Tim Irwin en Baltimore, Estados Unidos.