Casa de Derechos de Desamparados: un modelo de integración en Costa Rica

La Casa de Derechos representa un modelo descentralizado de atención integral que incluye apoyo psicosocial, asesoría legal, así como talleres de empoderamiento para mujeres.

Participantes en un taller de manualidades en la Casa de Derechos de Desamparados, Costa Rica.

Participantes en un taller de manualidades en la Casa de Derechos de Desamparados, Costa Rica.  © ACNUR

SAN JOSÉ, Costa Rica, 10 de junio de 2016 (ACNUR) – Con el fin de dar a conocer la experiencia de Casa de Derechos de la Municipalidad de Desamparados en la integración local de personas refugiadas, solicitantes y nacionales, así como de motivar a otros gobiernos locales, instituciones gubernamentales, autoridades y organizaciones de cooperación internacional a replicar esta iniciativa, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Costa Rica en conjunto con la Municipalidad de Desamparados presentaron el informe de la sistematización de la experiencia del proyecto Casa de Derechos en la biblioteca pública Joaquín García Monge de Desamparados.

El proyecto nació en el año 2007 gracias a una coordinación entre el ACNUR, la Municipalidad de Desamparados, las Embajada de los Estados Unidos, la Embajada de Holanda y la ONG ACAI. El proyecto se concibió como un modelo descentralizado de atención integral que incluye apoyo psicosocial, asesoría legal, así como talleres de empoderamiento para mujeres. Además de la organización de actividades para la integración local de las personas refugiadas y migrantes al cantón de Desamparados.

Durante el 2015, Casa de Derechos atendió a más de 8.940 personas y desde su creación ha atendido a más de 45.500 personas en situación de vulnerabilidad.

Actualmente la Casa de Derechos se ha consolidado como un modelo de atención integral para la población vulnerable y ha desarrollado una expertise particular en la atención de los casos de violencia sexual y basada en género y en la promoción y protección de los derechos humanos. En sus inicios el proyecto se financió mayormente por medio de entes externos, sin embargo actualmente el proyecto ha sido asumido por la Municipalidad de Desamparados, incluso a nivel financiero lo que garantiza su sostenibilidad a largo plazo.

Representantes de los gobiernos locales de Costa Rica, instituciones públicas como el Instituto Nacional de las Mujeres, el Ministerio de Educación Pública, el Vice-Ministerio de la Presidencia, la Dirección de Desarrollo Humano e Integración de la Dirección General de Migración y Extranjería, el Poder Judicial, el Patronato Nacional de la Infancia, la Unión Nacional de Gobiernos Locales, el Ministerio de Justicia, la Asociación de Consultores y Asesores Internacionales, el Instituto Latinoamericano de Naciones Unidas, RET, FAO, entre otros asistieron al evento.

Tanto la alcaldesa de Desamparados, Maureen Fallas, como el representante del ACNUR en Costa Rica, Carlos Maldonado, se refirieron al impacto positivo que ha tenido la Casa de Derechos en el cantón, así como a la importancia de trabajar en alianza con otras organizaciones y sectores locales y gubernamentales para poder llevar a cabo este tipo de iniciativas. Además enfatizaron en la necesidad de que el modelo de atención y servicios proporcionados por la Casa de Derechos sea replicado por otros gobiernos locales, gobiernos centrales y organizaciones internacionales tanto en otras comunidades de Costa Rica como en otros países. El alcalde electo, quien asumió el cargo el pasado 1° de mayo, afirmó su compromiso de seguir apoyando la Casa de Derechos así como de seguir impulsando su desarrollo y fortalecimiento para el beneficio de toda la comunidad desamparadeña.

Casa de Derechos fue seleccionada a nivel de América Latina como una iniciativa exitosa de integración local de personas refugiadas, solicitantes de la condición y migrantes, además de que fue invitada a participar en un taller internacional sobre migración, refugio y gobiernos locales que se llevará a cabo en Chile en agosto próximo.