Tamaño del texto A A A

Cerca de 15.000 refugiados varados junto a la frontera de Bangladesh y Myanmar

Se estima que entre 10.000 y 15.000 refugiados rohingya han entrado en Bangladesh desde el domingo por la noche a través del paso fronterizo de Anjuman Para.

GINEBRA, Suiza, 17 de octubre (ACNUR).- La Agencia de la ONU para los Refugiados se muestra preocupada por la situación humanitaria de miles de recién llegados que se encuentran varados cerca de la frontera entre Bangladesh y Myanmar.

Se estima que entre 10.000 y 15.000 refugiados rohingya han entrado en Bangladesh desde el domingo por la noche a través del paso fronterizo de Anjuman Para, en el distrito de Ukhia (sureste del país).

Muchos han declarado que habían optado en un principio por permanecer en sus hogares en el estado de Rakhine, en el norte de Myanmar, a pesar de las reiteradas amenazas de marcharse o ser asesinados. Finalmente, huyeron al ser incendiados sus pueblos.

Los refugiados con los que el personal de ACNUR tuvo contacto ayer refirieron haber caminado casi una semana para llegar a la frontera con Bangladesh. Algunos la cruzaron el domingo por la noche y otros el lunes, bajo el calor y la lluvia.

Esta mañana todavía se encontraban acampados en los arrozales de la aldea bangladeshí de Anjuman. Esperan permiso para alejarse de la frontera, en la que se escuchan disparos cada noche por el lado de Myanmar.

ACNUR, junto a la Media Luna Roja de Bangladesh y Acción contra el Hambre, organizaciones humanitarias socias, está entregando alimentos y agua a los refugiados varados, entre los que hay niños, mujeres y ancianos deshidratados y hambrientos por el largo viaje. El personal de ACNUR trabaja con Médicos sin Fronteras para identificar a personas enfermas y proporcionarles tratamiento.

ACNUR negocia con las autoridades de Bangladesh para que admitan urgentemente a estos refugiados que han huido de la violencia y de las cada vez más difíciles condiciones en su país. Cada minuto cuenta, dado lo frágil de la condición en la que llegan.

Como parte de la respuesta a las nuevas llegadas, ACNUR trabaja con el gobierno y otros aliados para completar un nuevo centro de tránsito en Kutupalong, con capacidad para 1.250 personas. También se han puesto en marcha los preparativos para acoger a los recién llegados en las escuelas del campamento de Kutupalong. Al mismo tiempo, ACNUR colabora para acelerar la apertura de la nueva extensión de Kutupalong y evitar añadir así más presión a otras zonas del campamento ya muy saturadas.

Se estima que 582.000 refugiados han llegado a Bangladesh desde que estallara la violencia en el estado de Rakhine el 25 de agosto.

 

Para mayor información sobre el tema, consulte: