Tamaño del texto A A A

China puede desempeñar un papel clave en la solución de la crisis de los refugiados, dice Alto Comisionado

En su primera visita a Beijing, Filippo Grandi se sintió alentado por el potencial de China para emplear proyectos de desarrollo dirigidos al origen del desplazamiento.

BEIJING, China, 08 de junio de 2017 (ACNUR) – El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, destacó hoy el potencial de China para abordar las causas de los desplazamientos y resolver la crisis de refugiados en todo el mundo a través de amplias iniciativas de desarrollo.

El Alto Comisionado está esta semana en Beijing en su primera visita oficial a China. En los últimos dos días, se ha reunido con altos funcionarios del Gobierno, con la Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, Yao Chen, y se ha dirigido a futuros diplomáticos en la Universidad de Relaciones Exteriores de China.

“ACNUR y China han cooperado durante 40 años. Durante este tiempo, China se ha convertido en una figura importante en la escena internacional”, dijo Grandi. “El problema de los refugiados a escala mundial ha crecido y se ha complicado cada vez más, ya que los factores que hacen que la población huya son cada vez más diversos”.

“Esperamos que China pueda invertir... recursos directamente en países que albergan un gran número de refugiados”.

Reflejando estas necesidades, la contribución de China a los programas de refugiados ha aumentado significativamente, pasando de $2,8 millones de dólares en 2016 a $12,5 millones en lo que va de año, la mayor parte gracias al foro “Cinturón y Ruta de la Seda” celebrado recientemente en Beijing.

Dirigida por China, la iniciativa Cinturón y Ruta de la Seda es una plataforma de gran alcance para la cooperación internacional en múltiples sectores en los que se incluyen el comercio, la inversión, la infraestructura, la conectividad y los intercambios. Se extiende por más de 60 países en Asia, Europa y África, algunos de los cuales generan o acogen refugiados.

“La iniciativa el Cinturón y la Ruta de la Seda es sobre la paz, la prosperidad y la inclusión”, dijo Grandi. “Esperamos que China pueda invertir algunos de esos recursos directamente en los países que albergan un gran número de personas refugiadas y desplazadas. Con eso, se puede empoderar a los refugiados y a las comunidades que los acogen en una situación en la que todos salen ganando”.

La iniciativa también tiene el potencial de abrir camino a una solución con los refugiados, destacó el Alto Comisionado. “A través de muchos proyectos de desarrollo, China puede ayudar a estabilizar zonas en conflicto y llegar al origen del desplazamiento”.

“China puede ayudar a estabilizar zonas en conflicto y llegar al origen del desplazamiento”.

Grandi señaló que el poder suave es igualmente importante para cambiar las actitudes hacia los refugiados, como ha hecho la actriz china Yao Chen. A través de sus 80 millones de seguidores en redes sociales en China, se ha convertido en una voz fuerte para los refugiados en los últimos siete años.

El miércoles, durante su último encuentro, Grandi agradeció su defensa de los refugiados y le otorgó un certificado de renovación de su cargo como Embajadora de Buena Voluntad durante dos años más.

“Seguiré comprometida con la causa de los refugiados todo el tiempo que sea necesario”, dijo Yao Chen. “Pero anhelo el día que me convierta en una “desempleada”, cuando ya no queden refugiados en el mundo”.

En Beijing, el Alto Comisionado, Filippo Grandi, presenta un certificado de renovación a la Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, Yao Chen, que extiende su contrato por 2 años más, hasta junio de 2019. © ACNUR/Wang Wei

Por Vivian Tan

 

Gracias a la Voluntaria en Línea Raquel Perez por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.