Tamaño del texto A A A

Colombia: En Pasto desplazados internos piden respuestas

El censo de población desplazada surgió a raíz de las órdenes de la Corte Constitucional para caracterizar la situación de la población desplazada en los entes territoriales.

 

PASTO, Colombia, 12 de octubre (ACNUR) - Con la esperanza de recuperar su tierra, Jorge llegó temprano a la Personería de Pasto a registrarse en el Primer Censo de Población Desplazada en el municipio. “Por la violencia tuvimos que desplazarnos hace mas de 10 años”. A partir de ese momento, Jorge no pudo recuperar su proyecto de vida, “ya después de cierta edad nadie le quiere dar trabajo a uno”.

El censo de población desplazada surgió como una exigencia de las órdenes de la Corte Constitucional para caracterizar la situación de la población desplazada en los entes territoriales, con el propósito de diagnosticar sus necesidades y garantizar su atención y el goce efectivo de sus derechos. Esto permitirá priorizar y focalizar los recursos que tiene el municipio de Pasto para la atención a esta población.

“Antes de haber sucedido estas cosas vivíamos bien. Ahora no podemos vivir tranquilos, tenemos que vivir todos de casa en casa, muchas veces no tenemos ni para el arriendo y ni  para la comida. Para uno como madre cabeza de hogar es muy duro porque le toca llevarse toda la responsabilidad a las espaldas de uno”, afirma Esperanza Ramírez*, mujer desplazada del municipio de Llorente. “Vine a registrarme para pedir respuestas, a que me informen cuáles son mis derechos como desplazada. Acá el señor me explicó a dónde tengo que ir, porque muchas veces no sabe uno a dónde tiene que ir”, cuenta Esperanza luego de haber completado el formulario correspondiente.

Del 10 de septiembre al 12 de octubre, en promedio 30 personas que se vieron obligadas a desplazarse a la ciudad de Pasto en los últimos años, se presentaron diariamente a cada uno de los centros de acopio de información y registro. Las razones de desplazamiento que afectan al departamento de Nariño son variadas: homicidios, confinamientos, minas antipersonales, entre otras afectaciones; así como Jorge, la mayoría de los desplazados internos huyen por la violencia buscando encontrar un lugar seguro donde puedan reiniciar su vida con sus familias.

El rol del ACNUR en el cumplimiento de esta orden por parte del municipio de Pasto ha sido la asistencia técnica a la Alcaldía de Pasto y a la Universidad de Nariño, encargados del ejercicio del censo, en la construcción de las herramientas técnicas para la recolección de la información, en facilitar el vínculo con las instituciones encargadas de la atención a la población desplazada para que el instrumento de recolección de información fuese lo más completo posible. “El apoyo del ACNUR, no solo para el censo, sino también para la atención a la población desplazada, ha sido de fundamental importancia para la Alcaldía en la medida en que nos han indicado hacia donde enfocar los componentes de ayuda en materia de atención. Sabemos que no es fácil la atención a población desplazada, pero con la ayuda del ACNUR este proceso ha sido mucho más fácil”, anota Patricia Cuellar, asesora del despacho del Alcalde de Pasto.

Para el ACNUR es fundamental el enfoque diferencial en la atención a la población pues la mayoría de la población afectada por el desplazamiento forzado son sujetos de especial protección constitucional (mujeres, niñas, niños, adolescentes, afro-descendientes, indígenas, entre otros). “Nos interesa garantizar su participación efectiva en los escenarios de construcción de política pública”, afirma Ricardo Rojas, asistente de protección del ACNUR.

San Juan de Pasto, capital del departamento de Nariño en Colombia, es una ciudad que hasta diciembre 2011 ha sido receptora de 38.421 desplazados huyendo por el conflicto armado interno colombiano.

*Nombre cambiados por motivos de seguridad

Por Diana Díaz Rodríguez en Pasto, Colombia