Tamaño del texto A A A

Crece el flujo de refugiados de Kordofan del Sur hacia Sur Sudán

Más de 8.000 civiles han huido a la República de Sur Sudán escapando de los combates en el Estado de Kordofan del Sur, en el vecino Sudán.

GINEBRA, Suiza, 16 de septiembre (ACNUR) – Más de 8.000 civiles han huido a la recientemente independizada República de Sur Sudán escapando de los combates en el Estado de Kordofan del Sur, en el vecino Sudán.

Los recién llegados son en su mayoría refugiados de la región de montañas Nuba, en el centro de Sudán, que comenzaron a llegar a Sur Sudán en julio tras los duros combates y bombardeos aéreos. Sin embargo, desde la última semana, se ha registrado un aumento en las llegadas con casi 500 personas al día frente a las 100 que llegaban a diario en agosto.

Estos son los primeros refugiados que llegan a Sur Sudán tras su independencia, y esperamos la llegada de más personas dadas las continuas informaciones sobre bombardeos aéreos en Kordofan del Sur. Entre los recién llegados también hay sudaneses del Sur que vivían en el Estado de Kordofan del Sur antes de verse obligados a regresar debido a la violencia.

La mayor parte de los desplazados han tenido que caminar durante días para alcanzar un lugar seguro en el estado de Unity, en Sur Sudán, que limita con las inestables regiones de Abyei, Kordofan del Sur y de Nilo Azul.

Estas personas están actualmente dispersas en áreas remotas del norte del Estado de Unity, donde la falta de pistas de aterrizaje y de carreteras está limitando gravemente el acceso humanitario. Para llegar a estas personas, las agencias humanitarias están utilizando un pequeño número de quads, uno de los pocos medios de transporte que permiten el desplazamiento en esta zona. Estas motos, aunque están bien preparadas para el terreno, sólo pueden transportar un reducido número de personas y mercancías en cada viaje. El Programa Mundial de Alimentos suministró recientemente alimentos que tuvieron que ser lanzados desde el aire.

ACNUR ha llevado a cabo una operación de registro básico en la frontera y se ha identificado a las personas más vulnerables entre las nuevas llegadas, para hacer así un seguimiento individual de estas personas. Hemos financiado una clínica móvil para atender las necesidades sanitarias, y nuestros socios han estado trabajando para mejorar las instalaciones de agua y saneamiento, así como para ofrecer tratamiento a las personas que presentan desnutrición severa. Paralelamente, estamos trabajando en el desarrollo de un espacio donde reubicar a los refugiados lejos de la zona fronteriza. El trabajo incluye la construcción de instalaciones sanitarias, una escuela, y servicios de agua y saneamiento. 

El traslado de los miles de desplazados a este nuevo espacio será complicado dada la ausencia o el pésimo estado de las carreteras. Las autoridades del estado de Unity han comenzado a hacer reparaciones urgentes para poder así reabrir los caminos para coches y camiones. Mientras tanto, la mayoría de los desplazados tendrá que llegar hasta el nuevo campamento a pie. No obstante, se organizarán medios de transporte específicamente para los más vulnerables, con el fin de evitarles este duro viaje.