Tamaño del texto A A A

Desde hace 70 años Canadá representa un santuario para una madre ucraniana

Marta huyó de Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial y encontró la seguridad al cruzar el Océano Atlántico. Ahora, 70 años después, ella se siente orgullosa de llamar a Canadá su hogar.

TORONTO, Canadá, 13 de julio de 2017 (ACNUR) – Después de que la Segunda Guerra Mundial obligara a Marta Woschuk y a su familia a huir de Ucrania, fue Canadá la que finalmente les ofreció la promesa de un futuro más brillante en 1950.

Y el país no les decepcionó. En Toronto, Marta conoció a su amado esposo Eugene. Juntos, ellos compartieron un profundo respeto por las tradiciones de su patria, y el desafío de balancearlas con la vida en su nuevo país. “Hay dos identidades diferentes”, reflexiona. “Eres canadiense, pero una parte tuya es ucraniana”.

Cuando Eugene murió, optó por no tocar música tradicional ucraniana en su funeral. “Él sentía que Canadá era su hogar”, dice Marta.

Hoy, las paredes de su casa tienen arte canadiense, que fue recogido por su esposo durante años de viajar por el país. Y el hijo mayor de Marta, Roman, ahora sirve como embajador de Canadá en Ucrania.

“Me siento canadiense, absolutamente”, dijo ella, 67 años después de su llegada. “Yo me quedaré aquí”.

Por Leyland Cecco y Annie Sakkab