Tamaño del texto A A A

Desplazados internos en Yemen sobrepasan los 250.000

La crisis humanitaria en Yemen se está agravando y se calcula que unos 250.000 civiles se han visto desplazados desde que estalló el conflicto interno en este país en el año 2004.

GINEBRA, 29 de enero de 2010 (ACNUR) - La crisis humanitaria en Yemen se está agravando y ahora se calcula que unos 250.000 civiles se han visto desplazados desde que estalló el conflicto interno en este país en el año 2004. Esta cifra supone que el número de desplazados se ha duplicado desde agosto de 2009, cuando estalló la última serie de enfrentamientos.

Durante las últimas seis semanas ACNUR ha presenciado un flujo constante de unas 1.000 familias (unas 7.000 personas) que llegan cada semana a la provincia de Hajjah. Estas personas proceden en su mayoría de la provincia de Sa'ada, región que está resultando la más afectada por el conflicto entre las tropas del Gobierno y las fuerzas Al Houti.

Los combates se han trasladado paulatinamente desde la ciudad de Sa'ada y sus alrededores hacia el noroeste del país. Este hecho se refleja en la composición de la población desplazada, dado que las primeras llegadas procedían principalmente del área de la ciudad Sa'ada y de Al-Dhaher, mientras que la mayoría de las personas que han estado llegando durante las últimas semanas, eran originarias de los distritos de Razeh, Ghamr y Sagayn. Otro factor generador de desplazamiento es el fracaso de los mecanismos de ayuda, ya que las personas no pueden continuar en la provincia de Sa'ada.

A pesar de que existen tres campamentos para desplazados internos en la gobernación de Hajjah que se están ampliando continuamente, la falta de un alojamiento adecuado es una de las principales preocupaciones para ACNUR. Muchos desplazados yemeníes se encuentran en emplazamientos espontáneos que han ido surgiendo a lo largo de las carreteras que llevan a estos campamentos. La situación es igual de difícil en la provincia de Amran, donde la gran mayoría de los desplazados internos o bien se aloja en casas de familiares o amigos, o bien ha alquilado habitaciones. ACNUR y sus socios están distribuyendo tiendas de campaña a familias desplazadas en las comunidades de acogida para aumentar el espacio vital en los recintos habilitados para alojar a los desplazados. Para mitigar esta situación, ACNUR está trabajando para establecer un centro de tránsito hasta que se identifique un lugar adecuado para la creación de un nuevo campamento.

El gobierno de Yemen, ACNUR y otras agencias humanitarias están distribuyendo ayuda, pero cada vez es más difícil acceder a la población desplazada, así como que estos puedan tener acceso a servicios básicos como la sanidad y la educación. La mayoría ha huido dejando atrás todas sus pertenencias y su ganado, que constituía el pilar de su subsistencia y su principal fuente de ingresos.

Los combates ininterrumpidos en el norte del país también han provocado que cada vez más desplazados internos se dirijan hasta la capital, Sana'a, buscando seguridad y asistencia. Hasta el momento unos 12.000 desplazados han sido registrados en la ciudad. ACNUR, junto con el Gobierno y otras agencias, sigue distribuyendo alimentos y material de ayuda humanitaria.

Paralelamente, está previsto que mañana sábado 30 de enero lleguen al norte de Yemen desde Arabia Saudí cinco camiones de ACNUR cargados con tiendas de campaña, colchones, mantas, utensilios de cocina y artículos de higiene para unas 2000 personas. Este es el tercer convoy humanitario que se envía. En el norte del país hay unos 10.000 yemeníes alojados en el asentamiento espontáneo del área de Mandaba, donde el Gobierno y diversas agencias de ayuda humanitaria están proveyendo asistencia.

ACNUR pide a los países donantes que continúen apoyando la operación en Yemen para que podamos hacer frente a la situación y dar la ayuda necesaria a los afectados. Nuestras necesidades globales para los programas de protección y asistencia en Yemen durante año ascienden a 35 millones de dólares, de los que 16 millones están destinados a programas para desplazados internos y el resto para operaciones en favor de refugiados.