Tamaño del texto A A A

El aumento de la violencia en la República Centroafricana fuerza la huida de 88.000 personas

Se necesita una mayor financiación urgente para ayudar a más de 88.000 personas que se han visto forzadas a huir del recrudecimiento de la violencia en la República Centroafricana (RCA).

GINEBRA, Suiza, 30 de mayo de 2017 (ACNUR) - Desde que en mayo estallaran los combates entre los rebeldes, más de 68.000 personas han huido de sus hogares en la RCA, mientras que cerca de 20.000 han buscado protección en la República Democrática del Congo (RDC). 

Para ofrecer asistencia a aquellos que han sido desplazados recientemente, ACNUR pide que se preste apoyo urgente a su llamamiento por valor de $209,2 millones de dólares para la situación en la RCA. Tan solo se ha recibido un 6% de este llamamiento. 

La significativa actividad de los rebeldes contra las ciudades situadas a lo largo de la frontera con la RDC, así como los rumores de posibles ataques, están empujando a la gente a huir de las prefecturas de Haute Kotto y Mbomou, situadas en la RCA. 

Durante las últimas semanas, los ataques de grupos armados han provocado desplazamientos de población dentro de las tres prefecturas de Bria, Bangassou y Base-Kotto. Solo en Bria, más de 41.000 personas se han visto desplazadas. Además, miles de civiles habrían sido asesinados. La mayoría de los desplazados duermen a la intemperie o en albergues improvisados.

El acceso humanitario en muchas de estas zonas permanece fuertemente restringido debido a la situación de seguridad. No obstante, ACNUR ha podido proporcionar, a través de una respuesta interinstitucional, materiales de primera necesidad a los nuevos desplazados en Bria. ACNUR tiene previsto distribuir más materiales de asistencia, como tiendas de campaña, esteras y mantas a las familias más vulnerables.

Gracias a los suministros disponibles en Bria, la Agencia de la ONU para los Refugiados también enviará más materiales de asistencia humanitaria desde Bangui cuando los equipos de ACNUR evalúen la magnitud del desplazamiento en Bria e identifiquen las necesidades. 

El reciente recrudecimiento de la violencia también está forzando a los civiles a cruzar la frontera hacia las provincias de Bas-Uele y Ubangi, en la RDC. Alrededor de 20.575 centroafricanos han huido en las últimas dos semanas, según las estimaciones. Los equipos de ACNUR han atendido a algunas de las personas llegadas, mientras las autoridades locales se han ocupado de otros.

Los centroafricanos continúan llegando a la RDC y hacen referencia al temor a nuevas oleadas de violencia. La mayoría de los recién llegados permanece cerca de los ríos – Mbomou y Ubangi- que actúan como frontera entre ambos países, con la esperanza de volver a cruzar de nuevo la frontera una vez que la situación se estabilice. 

ACNUR está particularmente preocupado sobre la situación de los solicitantes de asilo en las áreas cercana a la pequeña ciudad de Ndu, situada justo al otro lado del río Mbomou. La gente está llegando sin apenas pertenencias. Además algunos se encuentran heridos y requieren tratamiento. Sin embargo, esta zona está muy aislada, por lo que ACNUR no ha podido llevar asistencia por carretera y está evaluando opciones alternativas para llegar a Ndu. 

El acceso a otras regiones resulta más sencillo, especialmente en la provincial de Norte Ubangi, en la RDC. Los recién llegados se han establecido a lo largo de las orillas del río, y la mayoría de ellos han encontrado albergue con las familias locales. ACNUR está trabajando con sus socios humanitarios para proporcionar más ayuda y asistencia. 

Actualmente 503.600 personas se encuentran desplazadas en el interior de la RCA. Antes de este último flujo, había 102.600 refugiados centroafricanos registrados en la RDC.