Tamaño del texto A A A

El cambio climático pone a la gente en situación de riesgo, afirma el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados

Un nuevo informe del ACNUR constata que el cambio climático puede poner en situación de vulnerabilidad a un número creciente de personas.

Un nuevo informe del ACNUR basado en decenas de testimonios de refugiados en en el este de África constata que el cambio climático puede poner en situación de vulnerabilidad a un número creciente de personas y puede desempeñar un papel en el desplazamiento de estas personas a zonas de conflicto y, en última instancia, a través de fronteras hacia el exilio.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, introdujo el informe, ”Cambio Climático, Vulnerabilidad y Movilización Humana“ durante su participación en la cumbre Río+20 sobre el desarrollo sostenible. Éste fue publicado por el ACNUR y la Universidad de las Naciones Unidas con el apoyo de la London School of Economics y la Universidad de Bonn.

”Este informe confirma lo que hemos venido escuchando de los refugiados durante años. Ellos hicieron todo lo posible por permanecer en sus hogares, pero cuando sus últimos cultivos fueron destruidos, sus cabezas de ganado murieron, no tuvieron otra opción más que desplazarse; desplazamiento que a menudo los condujeron al peligro“, dijo Guterres.

El estudio, basado sobre discusiones con alrededor de 150 refugiados y desplazados internos en Etiopía y Uganda en 2011, planteó cuestionamientos dirigidos a la comprensión sobre el impacto del cambio climático sobre el desplazamiento desde sus hogares y, eventualmente, desde sus países. La mayoría de los entrevistados eran campesinos y agricultores de Eritrea, Somalia y Sudán del este.

”El informe resalta la importancia de entender las experiencias reales de las personas vulnerables a factores ambientales“, mencionó Konrad Osterwalder, rector de la Universidad de las Naciones Unidas, quien colaboró en el diseño de métodos de investigación y los implementó en el terreno junto con la Universidad de Bonn, la London School of Economics y el ACNUR.

La mayoría de refugiados afirmaron que huir de sus hogares fue su último recurso y su primer desplazamiento era temporal hacia una zona cerca a sus hogares. La mayoría huyeron de sus países luego de que las zonas a las que se trasladaron se vieron afectadas por la inseguridad o una combinación letal entre la violencia y sequías. El desplazamiento a través de las fronteras como respuesta directa al cambio climático fue excepcional.

Según el estudio, diversos refugiados describen patrones ininterrumpidos de lluvias en la última década, con sequías de mayor duración e intensidad que en años anteriores. Ninguno de ellos citó estos cambios negativos en el clima como un catalizador directo de conflictos violentos, sin embargo, algunos comentaron sobre cómo la falta de alimentos y cultivos posteriores a una sequía severa exacerbaron conflictos prexistentes, la persecución y la represión.

”Estoy convencido de que el cambio climático será con mayor frecuencia un conductor hacia el empeoramiento de las crisis de desplazamientos en el mundo. Es necesario que el mundo se una para responder a este desafío“, expresó Guterres.

Mientras la mayoría de los desplazados internos debido a condiciones climáticas extremas permanecen dentro de fronteras nacionales, aquellos que atraviesan fronteras internacionales no son necesariamente cubiertos por la Convención de 1951 sobre refugiados.

La iniciátiva Nansen, prevista para ser lanzada formalmente en octubre de 2012 por Noruega y Suiza, con el apoyo del ACNUR y el Consejo Noruego para los Refugiados, tiene como objetivo hacer frente a este vacío legal y de protección para los desplazados internos a través de las fronteras debido al cambio ambiental y a fenómenos meteorológicos extremos.