Tamaño del texto A A A

El fotógrafo Giles Duley y Massive Attack se unen en solidaridad #ConLosRefugiados

En septiembre del 2016, el fotógrafo Giles Duley unió fuerzas con la banda Massive Attack para mostrar su apoyo a los refugiados.

Las historias solo tienen fuerza cuando alguien las escucha. Como fotógrafo, tomar fotografías es solo una parte de mi trabajo; también tengo que asegurarme de que la gente vea mis imágenes. Y nunca he sentido que eso fuera tan importante como cuando cubrí la crisis de refugiados para ACNUR.

En los últimos años he colaborado con poetas, escritores y músicos, en busca de oportunidades de alcanzar un nuevo público y de contar historias de forma innovadora. Massive Attack era una de las bandas con las que había estado hablando y trabajar juntos para poner de relieve la crisis de refugiados nos pareció una colaboración perfecta y oportuna.

“Las imágenes que me enviaba me conmovían”, recuerda Robert Del Naja, miembro de Massive Attack. “Lo realmente impactante es que uno podría estar mirando las imágenes de cualquier crisis relacionada con el desplazamiento de refugiados y la guerra en los últimos 100 años. Es aterrador pensar que nada ha cambiado y eso es en lo que nos tenemos que implicar, porque no se trata del pasado, sino del presente”.

 

A principios de septiembre del 2016, viajé a Bristol para ver el resultado final de la colaboración. Llovía y yo, sentado a un lado del escenario, esperaba la última canción: Unfinished Sympathy. Cuando empezó a sonar, aparecieron los retratos proyectados tras la banda. Tenían diez metros de alto y dominaban el escenario desde unas pantallas con la frase superpuesta “Estamos juntos en esto”.

“Trabajar juntos para poner de relieve la crisis de refugiados nos pareció una colaboración perfecta y oportuna”.

Un buen retrato genera empatía, un cierto entendimiento, un momento de intimidad con un extraño. Sin embargo, aunque la mayoría de caras eran anónimas, para mí cada una era un recuerdo de Irak, Jordania y el Líbano. A cada retrato le correspondía un nombre y una historia: Kraymeh, Ranim, Halima, Murad… Esperaba haberles hecho justicia.

Cuando apareció la imagen de Shavgar tomé una fotografía y se la mandé a Nesrin, su madre, que vive en el campo de refugiados de Domiz, al norte de Irak. Ella la publicó inmediatamente en Facebook. En el pie de foto se podía leer: “Gracias por acordarse de nosotros”.

Ese, para mí, fue el momento que hizo que todo valiera la pena.

Eso, para mí, es lo que significa “Estamos juntos en esto. Estoy con los refugiados”.

Más sobre el proyecto Legacy of War de Giles Duley.

Por Giles Duley.

Gracias a la Voluntaria en Línea Anna Valor Blanquer por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.