Tamaño del texto A A A

En Bélgica, una adolescente afgana sueña con empoderar a las chicas de su país natal

En un nuevo proyecto en línea, Madina de 16 años, comparte sus deseos de lograr la igualdad para todas las mujeres en su natal Afganistán.

BRUSELAS, Bélgica, 19 de enero de 2018 (ACNUR) – “En Afganistán, las personas me decían que cambiara mis zapatos porque eran de hombre”, dice Madina. Ahora en Bélgica, donde encontró la seguridad lejos del conflicto de su país natal, solo hay una cosa que Madina quiere cambiar.

“Aquí en Bélgica a las personas no les importa si uso mis zapatillas debajo de mi vestido”, dice ella. “En Afganistán, las chicas no reciben el mismo trato que los chicos. Mi mayor sueño en la vida es poder abrir una escuela para mujeres, donde puedan aprender a leer y escribir. Quiero que todas las mujeres en Afganistán sepan que pueden hacer lo mismo que hacen los hombres”.

Madina es una de los 12 niños y jóvenes refugiados y solicitantes de asilo en Europa que forman parte de un nuevo proyecto que da rienda suelta a su imaginación. Llamado Diarios de Sueños, el proyecto ve cómo los jóvenes refugiados y solicitantes de asilo revelan sus sueños y esperanzas desde la seguridad de sus nuevos hogares en Austria, Bélgica, Alemania, los Países Bajos y Suiza.

La serie fue producida por la fotógrafa de Humans of Amsterdam, Debra Barraud, su colega Benjamin Heertje, la diseñadora gráfica Annegien Schilling, el cineasta Kris Pouw y ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados.

“Quiero que todas las mujeres en Afganistán sepan que pueden hacer lo mismo que hacen los hombres”.

En ella, Madina sueña con construir algún día una escuela y empoderar a las niñas y mujeres en Afganistán. Después de dos años y medio de vivir en Bruselas con su madre, ahora tiene la confianza para soñar en grande y ser realmente ella.

“En Afganistán, había muchas cosas que no podía hacer, como jugar futbol, o usar cierta ropa”, dice ella. "Ahora que vivo en Bruselas, todo es diferente. Puedo ser amiga de quien yo quiera, puedo jugar futbol y puedo usar lo que yo quiera. A las personas no les importa si uso mis zapatillas con un vestido".

En 2017, a más de 12.000 solicitantes de asilo se les concedió la condición de refugiado (y protección subsidiaria) en Bélgica. La mayoría ha huido del conflicto y la persecución en países como Siria, Afganistán e Irak.

Más de la mitad de los refugiados del mundo son niños y es muy probable que pasen su niñez lejos de sus hogares. Sin embargo, los niños son resilientes y con ayuda, ellos pueden encontrar formas de hacer frente a las situaciones y esperar un mejor futuro.

“Cuando los niños huyen de sus países natales dejan todo atrás, todo excepto sus esperanzas y sus sueños”, dice Barraud, cuyo proyecto fotográfico Humans of Amsterdam tiene más de 400.000 seguidores de Facebook. “A través del proyecto vimos la fortaleza de estos niños y cómo con el apoyo adecuado, pueden lograr cualquier cosa”.

Se alienta a las audiencias a formar parte de la iniciativa #ConLosRefugiados mediante la firma de la petición global de ACNUR, que pide a los tomadores de decisiones que otorguen seguridad, educación y oportunidades a los refugiados, convirtiendo sus sueños en realidad. Puede seguir la serie Diarios de Sueños a través de Humans of AmsterdamFetching_Tigerss y las redes sociales de ACNUR (Twitter y Facebook).

"Libertad religiosa, libertad de pensamiento, libertad de expresión", dice ella. "Cuando veo que las chicas están alcanzando a los chicos de todo el mundo".