Tamaño del texto A A A

En Cumbre de Líderes, Brasil reafirma compromiso con protección y dignidad de refugiados

Los compromisos fueron asumidos por el país en el marco de la Cumbre de Líderes sobre Refugiados, convocada por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en Nueva York. Cerca de 50 países y organizaciones participaron en la reunión.

Brasilia, Nueva York y Ginebra, 22 de septiembre de 2016 (ACNUR) - Brasil espera recibir 3.000 nuevos refugiados sirios hasta finales del próximo año y destinar cerca de 1,2 millones de reales a iniciativas de asistencia local de la población refugiada y apátrida en el país para 2016 y más de 1,2 millones de reales en 2017 por medio de convenios con organizaciones de la sociedad civil. Además, destinará por la primera vez recursos propios (1.000.000 de reales entre 2016 y 2017) para reasentamiento. “Estamos comprometidos con las iniciativas de reasentamiento de refugiados en nuestra región, con atención especial a las mujeres y niños”, dijo el Presidente de la República, Michel Temer, en la Reunión de Alto Nivel sobre Grandes Movimientos de Refugiados y Migrantes, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York.

Los compromisos brasileños fueron asumidos por el país en el marco de la Cumbre de Líderes sobre Refugiados, convocada por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y que tuvo lugar el último lunes (20 de septiembre) en Nueva York. Brasil fue representado por el Ministro de Justicia, Alexandre de Moraes. Cerca de 50 países y organizaciones participaron en la reunión.

De acuerdo con la propuesta brasileña, Brasil ofrecerá aún este año cursos de portugués a cerca de 270 solicitantes de asilo, refugiados y migrantes por medio del PRONATEC (Programa Nacional de Acceso a la Enseñanza Técnica y el Empleo), así como cursos de emprendimiento a otros 200 refugiados ya reconocidos, en colaboración con el SEBRAE (Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas).

El país también dará prioridad al estudio de las solicitudes de asilo presentadas por personas con discapacidad, adultos mayores, niños y adolescentes, promoviendo el derecho de los solicitantes de asilo y refugiados al trabajo, la educación, la salud y los beneficios sociales, de acuerdo con la ley brasileña de asilo (9.474, de 1997).

“El compromiso de Brasil es con la seguridad, la inclusión y la recuperación de la dignidad de los refugiados. Queremos que esta inclusión no sea apenas cuantitativa, sino también cualitativa”, dijo el ministro Alexandre de Moraes en Nueva York, tras la reunión liderada por el Gobierno estadounidense.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) consideró significativos los compromisos asumidos por los diferentes países que participaron en la reunión. Éstos aumentaron sus propuestas de contribuciones humanitarias en 4.500 millones de dólares, incluyendo 1.000 millones de dólares por parte de los Estados Unidos, de acuerdo al discurso inicial del presidente Obama. 

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dio un discurso en la Reunión de Alto Nivel sobre Grandes Movimientos de Refugiados y Migrantes que él convocó durante la Asamblea General de la ONU. Foto: © UN Photo/Rick Bajornas

Los compromisos asumidos por Turquía, Tailandia, Chad y Jordania ayudarán colectivamente a la educación de más de un millón de niños refugiados y facilitarán el acceso de otro millón de refugiados a entrenamientos y cursos de capacitación profesional. El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dijo que los países participantes en la reunión doblaron el número de refugiados que serán admitidos hasta más de 360 mil personas.

“De forma general, Brasil ya adopta todas las propuestas que fueron presentadas en la reunión. Y el país no limita la cantidad de refugiados. Siempre que las solicitudes cumplan con los requisitos que autoriza la ley, Brasil no las rechazará y no devolverá a los refugiados a sus países de origen”, resaltó el ministro de Justicia.

“El ACNUR está muy satisfecho de ver que el fuerte compromiso político asumido por medio de la Declaración de Nueva York se volvió inmediatamente tangible por medio de acciones concretas anunciadas por los gobiernos en la reunión”, dijo el Alto Comisionado de la ONU para Refugiados, Filippo Grandi.

“La solidaridad internacional con los refugiados significa que los gobiernos deben involucrarse y proveer apoyo financiero previsible, así como investir en los países y en las comunidades de acogida, además de reconocer a los refugiados el derecho de vivir, trabajar y estudiar en estos países. De esta forma, tendrán la oportunidad de reconstruir sus vidas”, comentó el jefe de la Agencia de la ONU para Refugiados.

La Cumbre de Líderes, organizada en conjunto por los Estados Unidos, la Secretaría General de la ONU, Etiopía, Canadá, México, Alemania, Suecia y Jordania, tuvo lugar tras la Cumbre de Alto Nivel de la ONU sobre Refugiados y Migrantes, y buscó alcanzar compromisos concretos de los países en tres áreas: mejora en el acceso a la educación y al mercado de trabajo para refugiados, reasentamiento y otras formas de admisión, y financiamiento de las operaciones humanitarias. Además de la Unión Europea y del Banco Mundial, participaron en la reunión 48 países de diferentes partes del mundo, incluyendo nueve de África, seis de las Américas, siete de Asia, 20 de Europa y seis de Oriente Medio y Norte de África.

El ACNUR felicitó el anuncio de la creación por el Banco Mundial del mecanismo de Facilidad Mundial de Financiamiento Concesional (GCFF, por sus siglas en inglés) y agradeció la generosa donación de 50 millones de dólares del Gobierno estadounidense para hacerlo operacional. El nuevo mecanismo posibilitará a los donadores responder rápida y sustancialmente a futuras crisis de refugiados que puedan ocurrir en países de renta media.

“El ACNUR estudiará los compromisos anunciados, y esperamos trabajar con los países para ponerlos en práctica”, afirmó el Alto Comisionado de la ONU para Refugiados, Filippo Grandi.

Actualmente, Brasil reconoce como refugiados cerca de 9 mil personas de 79 nacionalidades, incluyendo a 2.300 sirios. En la reunión de ayer, el país reafirmó que dará seguimiento a la implementación de la Iniciativa de Aseguramiento de la Calidad (QAI, por sus siglas en inglés), en colaboración con el ACNUR, para perfeccionar los procedimientos de determinación de la condición de refugiado. También promoverá la implementación del Plan de Acción de Brasil, adoptado por países de América Latina y el Caribe en ocasión de la Conferencia Cartagena+30, realizada en diciembre de 2014 en Brasilia.

Por Luiz Fernando Godinho.

Gracias al Voluntario en Línea Alberto Calvo por el apoyo ofrecido con la traducción del portugués de este texto.