Tamaño del texto A A A

En fotos: La visita de Douglas Booth a refugiados en la Isla Griega de Lesbos

El actor visitó la Isla Griega de Lesbos en mayo de 2015.

LESBOS, Grecia, 15 de noviembre de 2016 (ACNUR) - El colaborador de alto perfil del ACNUR, Douglas Booth, viajó a Grecia en mayo de 2015 para conocer más sobre la experiencia de los refugiados y sus viajes para huir del conflicto y la persecución. Reflexionando de su tiempo en Lesbos, Douglas dijo:

“Parece que hay demasiada confusión entre nosotros sobre la diferencia entre migrantes económicos, solicitantes de asilo y refugiados. Las visiones populistas hacen creer que los botes cargados de personas están invadiendo Europa con el único propósito de robar nuestros trabajos, explotar nuestro sistema de salud y hacer dinero. Me preocupa que esta opinión nazca de la falta de comprensión y el temor, que no es un reflejo de la realidad”.

El hecho es que la mayoría de las personas que cruzan el Mediterráneo y el Mar Egeo están escapando de la persecución y el conflicto. Ellos son refugiados. Las personas que yo conocí en la Isla de Lesbos, quienes llegaron en botes sobrecargados, y en malas condiciones, tan solo unas horas antes de conocerlos, no tenían otra opción más que huir de sus hogares. No era una opción para ellos, quedarse y los más probable morir, o dejar atrás todo lo que conocen y aman para poder sobrevivir.

Nadie elige ser un refugiado. Nadie espera que el conflicto lo encuentre, que sus amigos y familiares mueran, que su hogar quede destruido, que su educación o sus planes para el futuro se vean interrumpidos tan brutalmente. Nadie quiere huir de su hogar así, recoger suficiente dinero  de sus ahorros, vender todas sus pertenencia, pedir dinero prestado de cualquier lugar que puedan, pagarle a inescrupulosos traficantes para que los abusen o los exploten y los envíen al mar en aguas revoltosas, donde anteriormente muchas personas se ahogaron en su intento de hacer el mismo peligroso viaje.

Las personas que conocí han resistido terrible sufrimiento, pérdida, angustia y miedo. Ellos buscan Europa para protegerse. Ellos buscan Europa por la seguridad. Sin embargo, muy a menudo se encuentran con prejuicios, mala voluntad, hostilidad, intolerancia y enojo. Les pido a las personas que tomen un tiempo, inclusive solo 5 minutos, y que vean más allá de los encabezados y que conozcan a una en millones de personas en todo el mundo, que se han visto obligadas a huir de sus hogares. Lean o miren un corto sobre la historia de un refugiado aquí, que hablen con un refugiado en su comunidad. Tómense un tiempo para entender de dónde han venido estas personas, que son como tú y como yo, el horror del que han escapado, el viaje que han tenido que llevar a cabo, la vida que han tenido que reconstruir desde cero, las esperanzas que tienen para el futuro. Yo sé que al igual que yo, te verás a ti y a tu familia en ellos, y entenderás que los refugiados no son los “otros”, son personas ordinarias que pasan por dificultades extraordinaria”.