Tamaño del texto A A A

Este 9 de abril ACNUR se une a la conmemoración del Día de las Víctimas del conflicto armado en Colombia

ACNUR reitera una vez más su compromiso con las víctimas del conflicto armado y con el Gobierno colombiano para fortalecer las herramientas de protección y búsqueda de soluciones.

Bogotá, Colombia, 07 de abril de 2017 (ACNUR) - Desde la aprobación de la Ley de Víctimas en 2011, cada 9 de abril Colombia conmemora el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas del conflicto armado, con la intención de hacer memoria y reconocer cómo durante décadas de violencia se ha atentado contra la vida, los derechos y la dignidad de miles de personas en el país, en medio del conflicto más largo del continente americano.

El conflicto armado interno en Colombia ha dejado cerca de 8,3 millones de víctimas en los últimos 60 años, con una afectación desproporcionada en mujeres, niños y  niñas y poblaciones étnicas afro e indígenas. El 89% (7.4 millones de estas personas) han sido víctimas de desplazamiento forzado.

El Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC – EP  lograron un pacto histórico en noviembre de 2016 con la firma del Acuerdo de Paz para la Terminación del Conflicto. El punto 5 del Acuerdo es justamente sobre las Víctimas y ha sido resaltado como su columna vertebral, pues con más de 8 millones de víctimas que han sufrido los efectos devastadores del conflicto armado, es necesario que exista un enfoque basado en la garantía plena de sus derechos y en particular los relativos a la verdad, la justicia y la reparación, así como las garantías de no repetición, que contribuyan adicionalmente a la reconciliación.

Teniendo en cuenta el derecho de las víctimas a conocer la verdad sobre los hechos ocurridos en el marco del conflicto armado, a alcanzar la justicia y la reparación del daño causado, ACNUR promovió y acompañó la participación de víctimas de todos los sectores sociales del país (representantes indígenas, mujeres, afrodescendientes, comunidad LGBTI, campesinos, entre otros) en la Mesa de Conversaciones de La Habana, con el fin de favorecer el espacio para que compartieran sus historias con las delegaciones de las FARC y el Gobierno, y de viva voz pudieran pedir la garantía y cumplimiento de sus derechos.

De igual manera en el marco de las conversaciones con la guerrilla del ELN, ACNUR continuará apoyando este tipo de acciones, con el ánimo de consolidar los esfuerzos de construcción de paz en el país.

Sin embargo a pesar de la esperanza que hay en la construcción de la paz y en el cese de todas las afectaciones del conflicto, el panorama actual sigue planteando inmensos desafíos. Un ejemplo de ello es la crisis humanitaria que atraviesa toda la zona del Pacífico colombiano, luego de que más de 4,300 personas tuvieran que desplazarse, y otras estén en riesgo inminente de desplazamiento, por los enfrentamientos entre actores armados y la presencia de minas antipersonal en algunas zonas. “Es una situación humanitaria delicada, la gente está saliendo por enfrentamientos armados y lo que nos interesa es que haya una respuesta humanitaria inmediata y adecuada. Debemos luchar por no tener más desplazamientos y encontrar una solución para los afectados, porque ese es el reto que nos trae la paz” – mencionó Jozef Merkx, representante de ACNUR Colombia.

Según fuentes oficiales, así como el seguimiento de ACNUR en el terreno, en el primer trimestre de 2017 se han registrado 25 desplazamientos masivos (es decir eventos donde se desplazan más de 50 personas o 10 familias a la vez) en el país, afectando a aproximadamente 4,700 personas. Durante todo el año 2016 se presentaron 47 desplazamientos masivos con afectaciones a más de 13,800 personas.

Otra de las principales preocupaciones es la creciente cifra de asesinatos a líderes sociales y defensores de derechos humanos en el país. Según el informe especial de riesgo: “Violencia y amenazas contra los líderes sociales y los defensores de derechos humanos”, de la Defensoría del Pueblo, 156 líderes sociales y defensores de derechos humanos han sido asesinados en los últimos 14 meses. Según el Defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret Mosquera, “una de las principales causas de este fenómeno es la pretensión de los grupos armados ilegales por copar los espacios del territorio de los que se han retirado las FARC,  para controlar las economías ilegales que han sido el combustible de la guerra en Colombia”.

Frente a estos desafíos, ACNUR quiere llamar la atención en este Día de conmemoración a las Víctimas sobre la necesidad de establecer medidas que garanticen los derechos a la verdad, la justicia y la reparación de la población desplazada.  Es necesario resaltar que la investigación de los hechos de desplazamiento impone enormes retos dada la naturaleza de este delito, pero a la vez es fundamental para la superación de la impunidad.

Retomando las palabras del Centro de Memoria Histórica, ACNUR reconoce la importancia de la conmemoración de este día pues “el olvido nos ha conducido siempre a la repetición. Colombia olvidó demasiado y la guerra siempre regresó”. De igual manera, ACNUR se une a las miles de voces que hoy rinden homenaje a quienes se han ido y han sufrido a causa de la guerra, así como celebra el valor y respalda a las comunidades que resisten en los territorios apostándole a la paz a través de la construcción de memoria, reconciliación y la participación efectiva.

Justamente, como un homenaje a la población desplazada en este día, queremos presentar sus esperanzas a través de una serie de videos que recogen sus voces expresando cómo entienden y construyen un país en paz.

ACNUR reitera una vez más su compromiso con las víctimas del conflicto armado y con el Gobierno colombiano para fortalecer las herramientas de protección y búsqueda de soluciones, especialmente para la población desplazada, como elemento central para avanzar hacia la paz.