Tamaño del texto A A A

Estudiantes en zona de guerra en Yemen aprenden sobre el derecho de los refugiados

Un grupo de estudiantes de derecho participa en una simulación de corte conocida como “moot” en la cual arbitran dos casos de refugiados.

SANÁ, Yemen, 11 de octubre de 2017 (ACNUR) – Yemen es un país en medio del conflicto, y tiene una de las mayores crisis humanitarias del mundo. Aun así, y a pesar de que los civiles son asesinados, resultan heridos o desplazados, y algunos refugiados optan por retornar a sus hogares, este país continúa acogiendo a más de 280.000 personas refugiadas y solicitantes de asilo, y es el único país signatario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados y su Protocolo, en toda la Península Árabe.

Un grupo de estudiantes de derecho está defendiendo la larga historia de Yemen de acoger a quienes se encuentran en necesidad de protección internacional, mientras la guerra continua haciendo estragos.  En una brillante mañana de otoño durante las vacaciones de final de semestre, ellos llenan una pequeña sala de conferencias en la Universidad de Saná.

Como parte de un curso de tres semanas sobre derecho de los refugiados, ellos están participando en una simulación de audiencia conocida como “moot”(debate), en la cual arbitran dos casos de refugiados.

Al empezar el proceso, una mujer se aprieta la cabeza y comienza a lamentarse mientras un hombre se encoge de hombros en la desesperación, ambos actuando como solicitantes de asilo exasperados por las decisiones que les leen en voz alta.

A pesar de sus testimonios sobre los arduos viajes a través del Golfo de Adén, huyendo del conflicto y la persecución, a ambos se les ha negado la condición de refugiados en la primera parte del debate.

Los gritos de la mujer llenan la atestada sala del tribunal y la galería espera a que se desarrolle la siguiente escena, que verá al tribunal apelar la decisión.

Vestido con el traje típico de la corte yemení, que consiste en una capa negra, un turbante blanco y un chal de lana bordado, entra a la corte el encargado de simular al juez. La galería se levanta y el juez toma su lugar en un banco de madera grabado.

“Lo más importante para hoy es que los estudiantes entiendan quién es un refugiado”.

“Lo más importante para hoy es que los estudiantes entiendan quién es un refugiado y cómo se toman las decisiones sobre la condición de refugiado”, dice el juez, Esam Abdulhamid, de 29 años de edad, mientras se levanta la sesión.

Esam es licenciado en derecho y juez en ejercicio en la vida real, y está inscrito en un curso de dos años en el Instituto Judicial de Saná, donde recientemente terminó un módulo sobre derecho de los refugiados impartido por personal del ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados. El debate de hoy le ayudará a poner en práctica parte de su entrenamiento.

Para apoyar a las autoridades nacionales y crear capacidad para la protección de los refugiados, el ACNUR estableció en 2009 el Centro de Estudios sobre Migración y Refugiados (CMSRC, por sus siglas en inglés), un instituto de investigación afiliado a la Universidad de Saná.

El centro imparte cursos sobre derecho de los refugiados y protección a las autoridades e instituciones nacionales, incluida la policía, el poder judicial, los fiscales y los estudiantes de derecho.

El debate es el primero de su tipo organizado por el centro y reúne a las diversas instituciones, autoridades y estudiantes que se han beneficiado de esta formación.

“La simulación de hoy y el curso de derecho de tres semanas para los estudiantes se enfocan en lo que significa la protección de los refugiados, inculcando en los estudiantes la apreciación y comprensión de la experiencia de los refugiados y, en última instancia, capacitándolos para estar en condiciones de abordar el tema cuando llegue el momento”, dice Gwendoline Mensah, oficial de protección del ACNUR en Yemen.

“Estoy interesado en el derecho de los refugiados porque el mundo, incluyendo a Yemen, está lidiando con una crisis mundial de refugiados”.

A pesar de que Yemen es signatario de la Convención sobre los Refugiados, todavía no dispone de legislación nacional para determinar la condición de refugiado. En tales situaciones, ACNUR asume la responsabilidad de determinar si las personas que buscan protección internacional califican como refugiados bajo el derecho internacional.

“El trabajo del centro e incluso los casos simulados de los tribunales de refugiados son parte del esfuerzo para tratar de crear la capacidad y el impulso necesario con las autoridades para apoyarlos en la redacción de una ley nacional de refugiados, y tomar plena propiedad del proceso para determinar la condición de refugiado”, dice Emad Daoud, Oficial de Determinación de la Condición de Refugiado del ACNUR.

Cuando el tribunal se reúne de nuevo, cada abogado litigante se dirige al tribunal. Los abogados de los solicitantes de asilo hacen apelaciones apasionadas sobre sus casos, argumentando sus solicitudes bajo la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados. Esam, el juez, lee el veredicto: una de las solicitudes de asilo fue exitosa, la otra no.

Para el graduado de leyes de 24 años de edad, Haitham Al Shami, el debate de hoy ha sido educativo. "Estoy interesado en el derecho de los refugiados porque el mundo, incluyendo a Yemen, está lidiando con una crisis mundial de refugiados", dice. "Aquí tenemos muchos refugiados".

Fuera del tribunal, se filtran noticias confusas sobre nuevas hostilidades en un distrito cercano a la universidad, pero no está claro si han muerto civiles. Unos momentos después se aclara, no hay muertes civiles, esta vez al menos.

Para Mayar Faisal, otra estudiante de derecho, el debate simulado y la realidad de la guerra ayudan a poner en perspectiva la protección de los civiles y los refugiados.

“El mayor desafío que enfrentan civiles y refugiados en Yemen es la seguridad”, dice. “Hay guerra y, sin embargo, hay muchos refugiados en el país, así que sólo queremos ayudarlos”.

Por Shabia Mantoo