Tamaño del texto A A A

Exiliados al otro lado del río, los refugiados centroafricanos añoran sus hogares

Desde el inicio del conflicto en mayo, más de 60.000 refugiados de la República Centroafricana han huido a través del río Ubangi hacia el noroeste de la República Democrática del Congo.

KPAKPO, República Democrática del Congo, 12 de enero de 2018 (ACNUR) – Jean-Pierre Rondossi muestra con un gesto donde, al otro lado del río, yacen su hogar y su corazón.

Las ruinas carbonizadas de la aldea de Wapale están a 10 minutos en canoa, en la República Centroafricana (RCA), destrozada por la guerra. Es de esta aldea de donde él y su familia huyeron en mayo del año pasado, mientras los combates entre grupos armados rivales se aproximaban.

Sus residentes huyeron con sus canoas a través de las agitadas aguas del río hacia la República Democrática del Congo (RDC) tan pronto como escucharon los disparos en las aldeas vecinas. Ellos sabían que serían los próximos en ser atacados.

“Encontré a mi esposa en estado de pánico. Huimos de inmediato”.

Ahora Wapale es una aldea vacía, sus casas están quemadas hasta los cimientos, su ganado fue robado, y sus campos de café, mandioca y maní fueron saqueados y vandalizados.

Jean-Pierre, su madre, su esposa y sus cuatro hijos viven ahora en la aldea improvisada de Kpakpo en RDC, la cual alberga a 800 personas que huyeron de las aldeas ribereñas de la RCA.

“Un día, cuando volví de la escuela, encontré a mi esposa en estado de pánico. Huimos de inmediato”, dice el ex profesor de 40 años. “Por eso traigo puestos los mismos zapatos y el mismo pantalón que use ese día para las clases. Fue lo único que pude traer conmigo”.

Al igual que muchos otros hombres, él vive de la pesca en el río, pero la vida es difícil si no se cuenta con acceso a los campos, que están a pocos metros de distancia. Las mujeres trabajan como jornaleras por 30 centavos diarios en las tierras de los locales.

Más de 60.000 refugiados de la RCA han llegado a la RDC desde mayo de 2017. ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha ayudado a muchos de ellos, así como a las comunidades de acogida, cavando pozos, brindando artículos médicos y ayudando a expandir las escuelas locales. Asimismo, se está preparando para transferir a algunos de los refugiados más vulnerables a un campamento de refugiados.

 

 

Por Chiara Cavalcanti y Vania Turner