Tamaño del texto A A A

Exposición de flores en el Palacio de Hampton Court resalta la difícil situación de los refugiados

Un jardín conceptual en la Exposición Floral en el Palacio de Hampton Court de la Real Sociedad de Horticultura, del 5 al 10 de julio, llama la atención sobre la crisis mundial de refugiados.

LONDRES, Inglaterra, 30 de junio de 2016 (ACNUR) – A medida que el desplazamiento forzado se encuentra en el punto más alto jamás visto, los visitantes de la exposición de flores de la Real Sociedad de Horticultura (RHS) del 5 al 10 de julio de 2016, se animarán a detenerse y considerar la difícil situación de los refugiados que huyen de los conflictos, la violencia, y la persecución, y los riesgos que tomar para encontrar albergue.

Movidos por las desgarradoras historias de individuos y familias forzadas a huir de sus hogares en países envueltos por la guerra, los diseñadores de jardines en Londres, Tom Massey y John Ward están usando la horticultura para llamar la atención a una de las mayores crisis humanitarias, con un con un jardín llamado “Control de Fronteras”, apoyados por el ACNUR, la Agencias de la ONU para los Refugiados.

Alrededor del mundo, más de 65 millones de personas han huido  de sus hogares. Más de la mitad de ellos son niños. Los riesgos por llegar a la seguridad, están en aumento. En el mar, 10.000 personas han muerto cruzando el Mediterráneo desde el 2014. Los viajes por tierra también representan riesgos, con muchas personas perdiendo sus vidas a medida que huyen o son empujados hacia atrás en las fronteras. En el último año, se han levantado cercas, y se han utilizado gases lacrimógenos y bastones, en contra de los refugiados.

El jardín “Control de Fronteras” cuestiona la humanidad de cerrar las fronteras a aquellos que huyen por sus vidas. En su centro, se ve un exuberante y fértil prado de flores silvestres rodeado por un foso traicionero. Una cerca y un torniquete de entrada crean un enfoque intimidante, ilustrando cómo pocos pueden ganar entrada legal. Atrapados en las cercas, se ven objetos recolectados por el ACNUR en las playas de las Islas Griegas: chalecos salvavidas, bultos, juguetes perdidos y otros objetos personales, que representan evidencia del peligrosos viajes, y las vidas en tránsito.

Más allá de la frontera, las plantas luchan por sobrevivir entre los escombros, desesperadas por llegar al albergue, marchitas o a punto de morir de hambre, desnutrición o falta de agua. En la aproximación, el jardín evoca sentimientos de desesperación, pero en medio de la desolación, destellos de color intenso representan señales de esperanza, fuerza y dignidad, transmitiendo un sentido de supervivencia.

Los diseñadores, que utilizan plantas nativas británicas para representar a los residentes y las plantas no nativas para representar a los refugiados, dicen: "Cálculos de refugiados que huyen de conflictos brutales, la violencia y la persecución, para encontrar albergue, inspiraron el diseño de nuestro jardín. Es asombroso pensar que más de un millón de personas estaban tan desesperados que se expusieron a merced de traficantes para cruzar el Mediterráneo el año pasado. Tantos miles no lo lograron, y creemos que todo el mundo se sorprendió por las imágenes del niño de tres años de edad, Alan Kurdi encontrado muerto en una playa en Turquía”.

"A veces la falta de conocimiento y comprensión puede conducir a un nivel de información errónea. Es importante que se discuta la crisis de los refugiados, y que recordemos que estamos hablando de seres humanos, personas como nosotros, que huyen por sus vidas y se han encontrado en una situación peligrosa no crearon".

Los jóvenes refugiados desde el suroeste de Londres estarán involucrados en la plantación del jardín. El grupo, acción comunitaria para los refugiados y solicitantes de asilo, se reúne regularmente para sesiones de jardinería que se consideran una manera divertida y terapéutica de involucrarse en su comunidad.

No serán los primeros refugiados jardineros en el Hampton Court. Uno de los principales arquitectos del palacio fue Daniel Marot, un hugonote que huyó de Francia en 1685 y buscó refugio en Inglaterra. Marot diseñó los jardines de Hampton Court, y gran parte de su mobiliario.

Dave Green, manager de exposiciones dice: "La crisis de los refugiados es una situación terrible y la exposición del Palacio Hampton Court es una poderosa plataforma para dar a conocer el sufrimiento de tantas personas. Espero que el jardín haga una diferencia en la percepción de la gente y refuerce la idea de que hay personas de todo el mundo que están en necesidad desesperada de ayuda y apoyo”.

"Control de la Frontera” está siendo apoyada por el ACNUR, y aumentará la conciencia de la campaña mundial de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados “Nadie quede fuera”, que pone en relieve la necesidad de proporcionar albergue para las familias que huyen de conflictos y la persecución.

Sobre el ACNUR

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, se estableció el 14 de diciembre de 1950 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Tiene el mandato de dirigir y coordinar la acción internacional para proteger a los refugiados, y resolver los problemas de los refugiados en todo el mundo. Hoy en día, con un staff de más de 9.300 personas en más de 120 países continúa ayudando y protegiendo a millones de personas refugiadas, retornadas, desplazadas internas y apátridas. En reconocimiento a su labor, el ACNUR recibió dos Premios Nobel de la Paz, en 1954 y 1981.