Tamaño del texto A A A

Familias de refugiados y solicitantes de la condición de refugiado visitan lugares emblemáticos de Buenos Aires

La iniciativa contribuye a fomentar la integración local de los refugiados y solicitantes de la condición de refugiado quienes pueden tener un mayor acercamiento a la que ahora es su ciudad y comenzar a habitar sus espacios.

BUENOS AIRES, Argentina, 08 de enero de 2018 (ACNUR) - La Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF), entidad del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que tiene el objetivo de garantizar los derechos de niños, niñas y adolescentes, organiza visitas guiadas y actividades en Buenos Aires para que refugiados y solicitantes de la condición de refugiado, y también personas extranjeras víctimas de trata, puedan conocer de cerca la ciudad que los acoge.

En su calidad de integrante de la Comisión Nacional para Refugiados (CONARE), la SENNAF desde el mes de septiembre de 2016 está abocada principalmente a apoyar la inserción socio económica de la población refugiada y solicitante de tal condición en el país, mediante la creación de programas específicos de apoyo para esta población o la incorporación de la misma en las políticas y programas ya existentes en dicha Secretaría. En este sentido, la SENNAF, conforme a los principios enunciados en su Protocolo Nacional de Asistencia así como a los Principios del Plan de Asistencia e Integración de la Población Solicitante de Estatuto de Refugiado y Refugiados en Argentina, brinda asistencia humanitaria básica y asistencia para la integración local  mediante la evaluación e implementación del proyecto de vida personal o familiar que mejor favorezca dicho proceso de inserción en Argentina.

 En este marco, recientemente se realizó una visita cultural a la Casa Rosada, sede del Poder Ejecutivo de la Argentina. Durante la visita guiada se recorrieron los principales patios, despachos, salones y galerías, mientras la guía que acompañó al grupo compartía información acerca de la historia del país, anécdotas, y detalles de la arquitectura. De esta manera, los participantes pudieron conocer uno de los edificios emblemáticos de la ciudad y aprender acerca de la historia y la cultura del país.

“A través de estas visitas guiadas los incentivamos a que conozcan y vivan la ciudad a la que llegaron. La idea es que vayan familiarizándose con el lugar donde se van a quedar, que se vayan apropiando de la Ciudad de Buenos Aires visitando lugares relevantes de la historia. Comenzamos con estos paseos para personas extranjeras víctimas de trata desde el año 2011, y desde 2016 también para refugiados y solicitantes de asilo”, explicó Gustavo Hofferlen, miembro de la SENNAF. 

La Casa Rosada, sede del Poder Ejecutivo de la República Argentina, es uno de los edificios más representativos de la Ciudad de Buenos Aires. ACNUR/María Eugenia Alurralde

Gustavo es quien organiza estas actividades y acompaña a las familias que participan. Durante 2017,  también visitaron el barrio de Puerto Madero y la Fragata Sarmiento, el Cabildo, el Teatro Colón, los estudios de Canal 7, la feria de ciencia y tecnología Tecnópolis, y presenciaron una obra en el teatro Cervantes.

“Fue muy interesante recorrer la Casa Rosada, aprender acerca de cómo se maneja el gobierno y ver el lugar donde está el presidente”, expresó una solicitante de la condición de refugiada de Colombia, quien, junto con su familia, participó de la visita a la Casa Rosada, y otros dos sitios de interés cultural más con la SENNAF. “Estos paseos son muy bonitos porque nos permiten relajarnos y conocer este país nuevo al que llegamos y que nos está brindando su apoyo”, remarcó.

Esta iniciativa contribuye a fomentar la integración local de los refugiados y solicitantes de la condición de refugiado quienes pueden tener un mayor acercamiento a la que ahora es su ciudad y comenzar a habitar sus espacios. El intercambio que se genera también les permite conocer más a sus habitantes, el idioma, la historia y las costumbres de Buenos Aires.

“Desde la SENNAF nos dimos cuenta de que estos paseos son espacios de intercambio y relacionamiento más relajados, que predisponen distinto a las familias a cuando se les hace la entrevista formal en la oficina, porque  se sienten más cómodos y es posible entablar otro tipo de relación. También permite trabajar la convivencia desde otro lugar y pueden compartir entre ellos en un entorno más distendido”, agregó Gustavo.

Por María Eugenia Alurralde, Buenos Aires, Argentina.