Tamaño del texto A A A

Fortaleciendo las comunidades a través de expresiones artísticas y narrativas

Un proyecto de documentación comunitaria impulsado por ACNUR en Colombia busca fortalecer la autogestión de las comunidades a través de diferentes formas de expresión artística.

BOGOTÁ, Colombia, 29 de febrero de 2016 (ACNUR) - ¿Cómo el conflicto armado y el desplazamiento forzado han impactado a las comunidades en su forma de vivir, en la manera de relacionarse, en su cultura y tradiciones?, ¿cómo el arte y otras expresiones narrativas pueden aportar en la reconstrucción de estas comunidades y en la recuperación de los efectos de la violencia sufrida? Estas preguntas están en la base de un proyecto de documentación comunitaria que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Colombia impulsó a partir de 2014 y cuyo resultado fue presentado, a través de la voz de las comunidades, el pasado 26 de febrero en Bogotá.

La publicación Herramientas de Documentación Comunitaria para el fortalecimiento y la autogestión de las comunidades a partir del desarrollo de expresiones narrativas es el fruto de un proceso de trabajo de enfoque comunitario para la protección con comunidades de niños, niñas y adolescentes de la zona de Catatumbo en Norte de Santander, por un lado, y por otro, con jóvenes y líderes adultos afrodescendientes, indígenas y mestizos del Bajo Atrato en Chocó.

Para uno de los líderes indígenas del Bajo Atrato participante del proceso, el proceso de documentación aportó, sobre todo, el rescate de sus propios pensamientos y el aprendizaje de los mismos por parte de los jóvenes: “la escuela, hablando de documentación, es muy importante porque anteriormente en la cosmovisión indígena, la gente hablaba en su lengua propia sobre su propio pensamiento, la forma de alimentarse,   la forma de  integración y la forma de matrimonio, pero todo eso se había perdido. Entonces con esta documentación pudimos nuevamente rescatar las experiencias de nuestros ancestros. Esta formación es muy importante para que la gente aprenda y los jóvenes aprendan a defender sus derechos territoriales y sus derechos como jóvenes”.

En asocio con los miembros de las comunidades de Catatumbo y el Bajo Atrato, afectadas por el desplazamiento forzado, se buscó facilitar procesos identitarios y narrativos como una herramienta para la reconstrucción del tejido social y la promoción del liderazgo.

“A través de esta propuesta de metodología,  el  ACNUR  en Colombia pretende impulsar el uso de diversas expresiones narrativas como pintura, fotografía, narración oral, música, con el fin de promover la apropiación de roles de la ciudadanía en los entornos comunitarios, que las personas documenten sus propios procesos organizativos, sus dinámicas de recuperación y comuniquen su visión de mundo y la solución a sus problemáticas”, explicó Stephane Jaquemet, Representante de ACNUR en Colombia, durante la presentación de la publicación. Estas Herramientas “buscan reconstruir, construir y fortalecer la estructura comunitaria como un aporte para cerrar las grietas donde anida y ejerce poder la violencia, afirmó Natalia Guerrero, consultora de ACNUR para el proyecto.

Por su parte, una de las profesoras, quien junto con ACNUR acompañó a los niños y jóvenes en el proceso en el Catatumbo, añadió que el proyecto permitió a “niños, jóvenes y adolescentes, y también sus familias, a observar a nuestro alrededor y dejar esos temores, así pudimos mostrar nuestra cotidianidad, nuestra cultura, nuestras costumbres. Ha permitido crear sentido de pertenencia y ha permitido que los jóvenes tengan un cambio de vida”.

A partir del trabajo piloto con las comunidades del Catatumbo y el Bajo Atrato, se elaboró el Modelo de Documentación Comunitaria, que se pone a disposición de otras comunidades, instituciones y organizaciones, como una guía metodológica y temática replicable, para ser implementada en zonas con poblaciones desplazadas o en riesgo de desplazamiento en procesos de protección y soluciones duraderas.  

En Colombia, según cifras oficiales del Gobierno, hay 6.6 millones de personas en situación de desplazamiento forzado desde 1985 hasta febrero del presente año

Por Rocío Castañeda, en Bogotá, Colombia.