Tamaño del texto A A A

Huyendo del Cuerno de África, los recién llegados encuentran más peligros en Yemen

Al llegar al país devastado por la guerra, los refugiados y los migrantes son sometidos sistemáticamente a detención y abusos, mientras ACNUR pide acceso irrestricto a los detenidos.

ADEN, Yemen, 17 de abril de 2018 (ACNUR) - Con un dolor insoportable después de semanas de palizas, y de sufrir de gangrena y enfrentar una amputación de la pierna, el refugiado etíope Jon*, de 30 años, nunca imaginó que su búsqueda de seguridad daría lugar a una experiencia tan horrible.

"Llegué a Yemen hace aproximadamente un mes. Fui arrastrado por hombres armados que me mantuvieron cautivo durante más de un mes. Me golpearon tanto que perdí la pista de lo que estaba sucediendo", relató mientras esperaba la cirugía.

Históricamente, Yemen ha sido un país de migración, refugio y tránsito para las personas que huyen del Cuerno de África. Pero más de tres años de conflicto han sumergido al país en la crisis humanitaria más profunda del mundo, y Jon es uno de los muchos que han cruzado el Golfo de Adén en busca de seguridad, solo para enfrentar nuevos peligros al llegar.

El año pasado, según los datos de los socios humanitarios, más de 87.000 recién llegados, incluidos refugiados y migrantes, cruzaron desde el Cuerno de África hasta Yemen.

"Me golpearon tanto que perdí la pista de lo que estaba sucediendo".

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, advirtió el martes que el empeoramiento de las condiciones en Yemen como resultado de un conflicto incesante, el deterioro de las condiciones económicas y el aumento de la criminalidad están exponiéndolos a peligros y explotación.

"Con el prolongado conflicto y la inseguridad amenazando las instituciones estatales y debilitando el estado de derecho, hay cada vez más informes de extorsiones, trata y deportaciones.", dijo a periodistas el portavoz del ACNUR William Spindler en una conferencia de prensa en Ginebra.

Spindler dijo que los refugiados y migrantes que llegan a las costas yemeníes son arrestados, detenidos, maltratados o extorsionados de forma rutinaria, y en algunos casos devueltos por la fuerza a los mismos contrabandistas que los trajeron al país.

Desde febrero de este año, el ACNUR ha estado haciendo un seguimiento de la situación de al menos 100 recién llegados a Yemen que han sido arrestados y retenidos en centros de detención. Ha habido numerosos informes de abusos, algunos recién llegados han sido víctimas de violencia física y sexual, así como de acoso psicológico.

Los sobrevivientes han proporcionado al ACNUR informes de disparos, golpes constantes, violaciones de adultos y niños, humillaciones que incluyen el despojo por la fuerza, testigos de ejecuciones sumarias y la denegación de alimentos.

"Azotaron nuestras espaldas y nuestras manos", dijo Sam*, un solicitante de asilo del Cuerno de África que llegó a Yemen hace más de un año y estuvo recluido en varios centros de detención en todo el país. "Algunas noches ni siquiera podía dormir porque mi espalda estaba desgarrada e hinchada por todas las palizas y me dejaba en un dolor agonizante".

Retenidos indefinidamente sin el debido proceso, muchos están languideciendo en instalaciones de detención hacinadas e insalubres donde además del abuso, son amenazados con la perspectiva de la deportación a los países de los que huyeron de la persecución o el conflicto.

Los intentos del ACNUR de participar en la promoción de estos temas se han visto frustrados con regularidad, dadas las complejas estructuras de responsabilidad y rendición de cuentas como resultado del conflicto en curso en todo el país.

ACNUR hace un llamamiento a todos los actores estatales y no estatales para que controlen de manera efectiva los centros de detención donde se retienen a los recién llegados para garantizar que los detenidos reciban un trato humano y digno de acuerdo con los derechos humanos y el derecho internacional de los refugiados. El ACNUR también busca el acceso sin restricciones para ayudar a quienes necesitan protección internacional de acuerdo con el derecho internacional.

"Dejé mi país en busca de la libertad, pero cuando llegué a Yemen fui arrestado y detenido".

El ACNUR ha estado apoyando a las autoridades en Yemen para recibir, registrar y documentar refugiados y solicitantes de asilo, y está buscando aumentar el apoyo a la Autoridad de Inmigración, Pasaportes y Naturalización para mejorar aún más la protección de los acuerdos de recepción sensibles para los recién llegados.

Dado que el conflicto y la inseguridad reinantes en Yemen ofrecen pocas perspectivas de protección, el ACNUR ha advertido durante mucho tiempo sobre los riesgos de cruzar al país azotado por la guerra. En febrero del año pasado, lanzó una campaña de concientización regional titulada Pasos peligrosos, diseñada para difundir la conciencia entre aquellos que contemplan el peligroso viaje a Yemen desde el Cuerno de África.

Para el solicitante de asilo Sam*, la parodia de huir de su país de origen en busca de libertad solo para ser despojado de ella en su lugar de refugio no se pierde en él.

"Dejé mi país en busca de la libertad, pero cuando llegué a Yemen fui arrestado y detenido y me quitaron la libertad".

 

* Nombres cambiados para fines de protección

Por Shabia Mantoo