Iraq: Desplazados de Faluya y Ramadi reciben ayuda de ACNUR

La ayuda ha llegado a algunas de las comunidades afectadas desde el 8 de enero, y ayer 12 camiones de ayuda no alimentaria del ACNUR llegaron a los alrededores de Faluya.

Una niña y un niño sirios en territorio iraquí tras haber cruzado la frontera fluvial en el norte del país.  © ACNUR/R.Rasheed

BAGDAD, Iraq, 14 de enero (ACNUR) – La agencia de la ONU para los refugiados comunicó el martes que había podido suministrar ayuda durante la semana pasada a algunos de los 70 000 desplazados por los combates y la inseguridad en la provincia de Ambar, en el centro de Iraq.

"La ayuda de la ONU y de las agencias socias ha estado llegando a algunas de las comunidades afectadas desde el 8 de enero, y ayer otros doce camiones de ayuda humanitaria se han acercado a los barrios de Faluya con ayuda no alimentaria", ha informado el portavoz Adrian Edwards, agregando que el Comité Internacional de Rescate estaba llevando a cabo el reparto por parte de ACNUR.

"En la actualidad, la inseguridad y las dificultades de acceso siguen obstaculizando el esfuerzo global. La ONU está pidiendo al Gobierno de Iraq que garantice el acceso a los desplazados y la llegada de ayuda humanitaria", ha añadido.

El Gobierno iraquí ha perdido territorio en el centro del país desde los enfrentamientos de finales de diciembre, que desplazaron a unas 70 000 personas en Ambar, según el ministro de Desplazamiento y Migración. La mayoría de los desplazados se encuentran entre las ciudades de Faluya y Ramadi, pero las autoridades de otras provincias del centro y norte del país también han informado de la llegada de cientos de familias desplazadas.

"Los desplazamientos al centro de Iraq están afectando otras regiones. Las autoridades de la región de Kurdistán, al norte de Iraq, han informado de la llegada de 14 000 personas procedentes de Ambar en las dos últimas semanas. ACNUR está trabajando en coordinación con los gobiernos regionales para determinar su ubicación y evaluar las necesidades inmediatas", ha informado Edwards.

Aunque se dice que la mayoría de los desplazados se hospedan con familiares o en hoteles, ACNUR se está encontrando con familias que viven en casas abandonadas y a medio construir que necesitan ayuda urgente. A petición de las autoridades de la región iraquí del Kurdistán, ACNUR y sus asociados están rehabilitando un centro de tránsito en Baharka para alojar a más personas desplazadas.

Mientras tanto, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas, António Guterres, ha realizado una misión conjunta con el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, a un campo de refugiados en el norte de Iraq que alberga a 13 000 refugiados sirios. Valerie Amos, Coordinadora de la Ayuda de Emergencia de las Naciones Unidas, también se ha sumado a la visita al campamento de Kawergosk, cerca de Erbil, para demostrar su solidaridad con los refugiados.

Ban Ki-moon, que asistirá mañana a una conferencia de donantes en Kuwait y presidirá una conferencia internacional sobre la paz en Siria la semana que viene en Ginebra, afirmó que había realizado la misión para escuchar los problemas y aspiraciones de los refugiados. "Me entristece especialmente ver a tantos niños, mujeres y grupos vulnerables de la población que sufren por esta tragedia causada por la mano del hombre", ha afirmado, antes de agradecer al Gobierno Regional de Kurdistán la acogida de decenas de miles de refugiados sirios.

Los sirios del campamento cruzaron hacia el norte en agosto de 2013, entre la afluencia de unas 60 000 personas antes de que cerrasen la frontera a mediados de septiembre.

A principios de este mes se reabrió el paso de Peshkabour. Desde entonces, unas 5 000 personas han cruzado y a día de hoy llegan varios centenares. De todos ellos, solo 900 se han registrado en el ACNUR.

Estas personas se trasladan a un centro de acogida donde reciben asistencia básica antes de que la Organización Internacional para las Migraciones los traslade al campo de refugiados de Gawilan. Otras personas que han llegado recientemente han organizado sus propios traslados y se dirigen presuntamente a Erbil y Suleimaniya para reunirse con sus familias, mientras que otros han continuado hacia Zakho y Dohuk.

"Las autoridades de la Región del Kurdistán iraquí nos han informado de que están adoptando un enfoque flexible en relación con las llegadas y que los sirios que no deseen permanecer como refugiados pueden quedarse hasta siete días o dirigirse a las autoridades locales para legalizar su estancia a largo plazo", ha explicado el portavoz Edwards.

Solo el 30% de los refugiados sirios de la Región del Kurdistán iraquí permanecen en campamentos, mientras que el resto vive en comunidades de acogida. En la actualidad, Iraq alberga a unos 250 000 sirios, de los que aproximadamente 212 000 están registrados como refugiados.

Gracias a la Voluntaria en Línea Ruth De Dios por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.