Tamaño del texto A A A

La escasez de fondos para el invierno pone en riesgo a millones de refugiados en Oriente Medio

Este es un resumen de lo dicho por el portavoz del ACNUR, Andrej Mahecic, a quien puede atribuirse el siguiente texto, durante una conferencia de prensa en el Palacio de las Naciones en Ginebra.

GINEBRA, Suiza, 03 de octubre de 2017 (ACNUR) - ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, está cada vez más preocupado por el estado de los fondos de ayuda para los refugiados y otras familias desplazadas en Oriente Medio. En estos momentos, sólo una de cada cuatro familias recibiría suficiente ayuda para prepararse adecuadamente para el invierno.

El número de refugiados y desplazados sirios e iraquíes en la región se acerca a los 15 millones, de los que ACNUR calcula que hasta cuatro millones se encuentran en la categoría de riesgo extremo y necesitan ayuda inmediata y sustancial para poder prepararse adecuadamente de cara al próximo invierno. De estos, sólo 1 de cada cuatro tiene probabilidades de obtenerla.

El Plan Regional de Asistencia para el Invierno 2017/2018, de 245 millones de dólares, cubre las necesidades de refugiados sirios e iraquíes, además de las de los desplazados en Siria, Irak, Turquía, Líbano, Jordania y Egipto. Este plan cuenta con la participación de gobiernos además de otros socios, pero hasta el momento sólo ha sido financiado en un 26%.

Para muchos refugiados sirios este será su séptimo invierno consecutivo viviendo en situación de desplazamiento. Enfrentarse al frío extremo, a la nieve, y a las lluvias torrenciales se ha convertido ya en una dificultad anual y en una batalla por la supervivencia para millones de personas que se ven obligadas a vivir en tiendas de campaña o albergues improvisados en lugares como el valle de la Bekaa en el Líbano, o en tiendas o casas en ruinas en el norte de Irak y Siria.

Las necesidades de refugiados y desplazados aumentan de manera considerable durante el invierno. Sin la ayuda necesaria, muchas familias refugiadas se ven obligadas a aumentar su endeudamiento, lo que les hace más difícil el llegar a fin de mes y también aumenta su predisposición a tomar medidas desesperadas para conseguirlo. Mujeres y niños se ven especialmente afectados.

Durante este otoño, ACNUR pretende dar ayudas económicas en efectivo, distribuir artículos de inverno e invertir en la preparación, aislamiento y reparación de los albergues, además de mejorar el saneamiento de los campamentos. Por ejemplo, en el sur de Siria, el plan de asistencia para el invierno también cubriría las necesidades de desplazados que viven en campamentos improvisados con objetos de ayuda básica, incluyendo mantas térmicas, lonas impermeables y ropa de inverno.

En el Líbano, el plan tiene como objetivo ayudar a refugiados sirios que viven bajo el umbral de la pobreza con un paquete de ayuda invernal que se entregará desde noviembre de 2017 hasta marzo de 2018.

Durante ese mismo periodo, se les ofrecerá a todos los refugiados sirios que viven en campamentos en Jordania dinero en efectivo para combustible y reparaciones de los albergues.

En Irak, ACNUR ayudaría con asistencia para el invierno a casi un millón de desplazados iraquíes tanto en campamentos como en áreas urbanas, enfocándose en los recién desplazados y personas que han regresado a las gobernaciones de Nínive, Saladino y Anbar.

Está previsto que más del 50% del Plan de Ayuda consista en ayuda en efectivo, lo que permitiría a refugiados y desplazados establecer sus prioridades y satisfacer sus necesidades más urgentes.

 

Para más información, contacte: