Tamaño del texto A A A

La migración mixta entre el Cuerno de África y Yemen alcanza un nuevo récord

12.545 refugiados e inmigrantes han llegado a Yemen en barco el mes pasado, la cifra mensual más alta desde que ACNUR empezara a recopilar datos en enero de 2006.

La siguiente información es un resumen de las declaraciones de la portavoz del ACNUR Melissa Fleming, a quien se pueden atribuir las citas, durante la rueda de prensa del día 18 de noviembre de 2011 en el Palacio de las Naciones en Ginebra, Suiza

12.545 refugiados e inmigrantes han llegado a Yemen en barco el mes pasado, la cifra mensual más alta desde que ACNUR empezara a recopilar datos en enero de 2006 sobre la ruta de migración mixta entre el Cuerno de África y Yemen.

La cifra de octubre no sólo supera el récord anterior de 12.079 llegadas en septiembre, sino que además eleva el total de personas que han llegado a Yemen por mar a 84.656 entre principios de enero y comienzos de noviembre, mucho más que el récord anual de 2009, que fue de 77.000 personas. De las llegadas de este año, 23.079 son procedentes de Somalia; casi todas las demás -61.577- son etíopes. Con la etapa de navegación otoñal aún en apogeo, se espera que las cifras de 2011 se incrementen.

Entre 2006 y 2008 los refugiados somalíes constituían la mayoría de llegadas a Yemen, pero la tendencia ahora ha cambiado. Desde 2009 los inmigrantes etíopes han sido el grupo más numeroso que cruza el Mar Rojo y el Golfo de Adén. De 2006 a 2011 su número se ha multiplicado por seis –de unos 11.000 en 2006 a 61.000 entre enero y octubre de este año-. 

Los patrones de navegación también han cambiado significativamente a lo largo de los años. Inicialmente, muchos cruzaban por el Golfo de Adén, en un viaje que duraba tres días desde Somalia hasta Yemen. Desde 2009 ha aumentado el tráfico por el Mar Rojo. Allí, el viaje desde el Cuerno de África, en barcos que ahora llegan a todas horas del día, dura sólo unas pocas horas. Hoy en día, tres de cada cuatro embarcaciones que llegan a Yemen lo hacen en la zona de costa del país bañada por el Mar Rojo.

Los refugiados somalíes siguen citando el conflicto, la inseguridad, la sequía y la hambruna resultante como los principales factores que los han llevado a abandonar sus países. Muchos llegan a Yemen sin conocer la situación actual en el país, donde la inseguridad hace que los desplazamientos sean difíciles y peligrosos. Muchos etíopes dicen que han dejado sus casas por la falta de oportunidades económicas y laborales, pero algunos dicen que han huido por temor a la persecución o por la inseguridad en sus regiones de origen.

La inseguridad y los combates en muchas zonas de Yemen, además de estar afectando a los refugiados e inmigrantes, están planteando retos y peligros adicionales para nuestro propio personal. Nuestras contrapartes se han visto obligadas a reducir el número de convoyes y a tomar rutas más largas para transportar a los refugiados desde los centros de recepción y tránsito por toda la costa del Golfo hasta el campo de refugiados de Kharaz, a unos 130 kilómetros al oeste de Adén. Junto a sus socios, ACNUR está informando sobre la situación en Yemen a aquellos que están acogidos en los centros de tránsito. Pero muchos deciden no esperar al transporte y parten a pie hacia las ciudades y pueblos yemeníes, a menudo en zonas de conflicto.

ACNUR está preocupado por la creciente tendencia de secuestros, extorsiones y agresiones sexuales contra los refugiados, en especial contra los inmigrantes etíopes. Mientras que los somalíes son automáticamente reconocidos como refugiados a su llegada a Yemen y dejados a su suerte por los traficantes, muchos etíopes son llevados por éstos a otros países del Golfo o son retenidos para exigir rescates antes de que puedan contactar con las autoridades o con ACNUR. Los autores son principalmente bandas de traficantes que se están beneficiando de la reducción de la presencia policial en algunas zonas de Yemen, concretamente a lo largo de la costa del Mar Rojo. ACNUR sigue ofreciendo asistencia legal y sanitaria, así como asesoramiento a las víctimas.

Yemen acoge actualmente a más de 200.491 refugiados. Además, se estima que unos 445.679 civiles yemeníes están desplazados por todo el país. ACNUR y sus socios siguen ofreciendo protección y asistencia.