Tamaño del texto A A A

La respuesta para Mosul está insuficientemente financiada, advierte el ACNUR

A medida que los combates se intensifican en el oeste de la segunda ciudad más grande de Irak ACNUR necesita urgentemente $126 millones de dólares para satisfacer las necesidades críticas de los desplazados.

GINEBRA, Suiza, 02 de junio de 2017 (ACNUR) – Para poder satisfacer las críticas necesidades de niños, niñas, mujeres y hombres vulnerables desplazados por los combates en Mosul, y de aquellos que regresan a sus hogares destruidos por la guerra, ACNUR dijo hoy que necesita urgentemente $126 millones de dólares hasta el final del año.

Las autoridades iraquíes dicen que más de 750.000 iraquíes se han visto obligados a huir de Mosul, la segunda ciudad más grande del país, desde que las operaciones militares iniciaron en octubre.

 Los fuertes combates continúan, y ACNUR espera más movimientos a gran escala de personas desde el oeste de la ciudad, donde los combates están concentrados, dijo el portavoz Andrej Mahecic, durante una conferencia de prensa en Ginebra.

“Una escases de fondos amenaza con socavar nuestra respuesta humanitaria en este crítico momento”, dijo Mahecic a los reporteros en el Palacio de las Naciones.

“La gran mayoría de los desplazados internos son familias con niños y bebés, un grupo que es especialmente vulnerable y que sería el principal afectado por los recortes de la asistencia en caso de que el apoyo internacional se debilite”, añadió.

Hasta el momento, ACNUR ha establecido 12 campamentos en apoyo a los esfuerzos de las autoridades iraquíes para brindar albergue a 316.000 personas iraquíes que actualmente se encuentran desplazadas en áreas cercanas a Mosul.

“Una escases de fondos amenaza con socavar nuestra respuesta humanitaria en este crítico momento”.

Cerca de la mitad de los fondos que se requieren urgentemente ($60 millones de dólares) son necesarios para asistir a más de 100.000 familias iraquíes recién desplazadas, con albergues de emergencia en los campamentos, asistencia legal para reemplazar los documentos extraviados o perdidos, y protección infantil. Los fondos también se utilizarían para ayudar a prevenir la violencia sexual y de género, y brindar a las familias desplazadas mantas, colchones y otros artículos básicos.

De igual forma, otros $24 millones de dólares son necesarios para asistir y apoyar a las familias iraquíes que retornan a sus hogares. Se estima que 125.000 personas desplazadas internas han regresado a sus hogares, muchas de ellas en el este de Mosul o en las afueras de la ciudad.

La mayoría de los retornados están viviendo en edificios dañados y necesitan asistencia de albergue, así como asistencia monetaria. En áreas de retorno, ACNUR y sus socios darán asistencia material, incluyendo albergue de emergencia y kits de sellado para ayudar a los retornados que viven en edificios sin terminar, así como servicios esenciales de protección, incluyendo apoyo psicosocial, reemplazo de documentos extraviados o perdidos y monitoreo de protección.

Por último, se necesitan $42 millones de dólares para la adquisición puntual de vivienda y materiales de ayuda para el próximo invierno. Para hacer frente a posibles caídas en las temperaturas, el ACNUR planea asistir a 135.000 familias desplazadas y retornadas con una gama de artículos básicos de invierno, incluyendo mantas, combustible, bidones y estufas de calefacción.

Esto incluye la prestación de una asistencia en efectivo única de $ 150 dólares por familia a 100.000 residentes desplazados, así como a los retornados, para ayudarles a comprar combustible para pasar el invierno.

Desde 2014, Irak ha sufrido un desplazamiento interno masivo. Se estima que hasta tres millones de iraquíes siguen desplazados internamente y otro cuarto de un millón vive como refugiado en los países vecinos.

En general, los programas de protección y asistencia del ACNUR en Irak ascienden a $578 millones de dólares en 2017. En la actualidad se financian un 21%, motivo de preocupación para mitad de año.

Puedes donar aquí