Tamaño del texto A A A

La violencia en la RDC provoca la huida de más de 3.300 congoleños a Zambia en un mes

Este es un resumen de lo dicho por el portavoz del ACNUR, Andrej Mahecic, a quien puede atribuirse el siguiente texto, durante una conferencia de prensa en el Palacio de las Naciones en Ginebra.

GINEBRA, Suiza, 3 de octubre de 2017 (ACNUR) - ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, está preocupada por el aumento de la violencia en distintas partes del sureste de la República Democrática del Congo (RDC) que ha conducido a más de 3.360 refugiados a huir al norte de Zambia desde el 30 de agosto.Esta es la mayor afluencia de refugiados congoleños a Zambia en los últimos cinco años. ACNUR está preocupado de que la inseguridad en la República Democrática del Congo pueda llevar a nuevos desplazamientos.

Los refugiados y los solicitantes de asilo escapan de los enfrentamientos interétnicos, así como de los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los grupos de milicias congoleños. Aquellos que llegan a Zambia hablan de brutalidad extrema, con muertes de civiles, mujeres violadas, bienes saqueados y casas quemadas. Provienen principalmente de las provincias de Haut-Katanga y Tanganyika de la RDC.

Muchos de ellos ya eran desplazados internos antes de cruzar la frontera. La falta de carretas y las largas distancias en las zonas de donde provienen hacen difícil monitorear la situación y poder brindarles asistencia. Con la próxima temporada de lluvias, ACNUR advierte que las necesidades humanitarias de los desplazados podrían intensificarse en ambos lados de la frontera.

Alrededor del 60% de los que llegan a Zambia son niños. Muchos muestran signos de desnutrición. La malaria, los problemas respiratorios, la disentería y las infecciones cutáneas son comunes entre los refugiados, por lo que necesitan urgentemente protección y apoyo para salvar sus vidas. Después de ser registrados por las autoridades de Zambia, la mayoría es trasladada al centro de tránsito de Kenani, en el distrito de Nchelenge, a unos 90 kilómetros de la frontera. Algunos de los recién llegados permanecen cerca de la frontera, esperando a que sus familias también crucen el paso.

El Gobierno de Zambia, ACNUR y la Cruz Roja de Zambia distribuyen comidas calientes e identifican a las personas con necesidades específicas, además de proporcionar apoyo psicosocial a los supervivientes de violencia sexual y de género. El equipo de respuesta humanitaria está entregando artículos básicos que incluyen tiendas de campaña, lonas de plástico, mosquiteros, mantas, cubos, kits de higiene y jabón. Se están construyendo albergues y letrinas temporales así como pozos de agua potable.

Debido a la superpoblación, ACNUR ha comenzado a construir un segundo centro de tránsito para recibir el creciente número de recién llegados. También se pondrá en marcha un asentamiento de carácter más permanente, con una infraestructura social donde los recién llegados podrán permanecer por más tiempo y desarrollar cierta autosuficiencia.

Desde principios de 2017, unos 5.761 congoleños han cruzado la frontera hacia Zambia. En total, hay 27.338 refugiados y solicitantes de asilo congoleños en el país, entre una población de 60.606 refugiados y solicitantes de asilo.

Para más información, contacte: