Tamaño del texto A A A

Las heridas del fotógrafo lo inspiraron a contar las historias de los refugiados

El famoso fotoperiodista Giles Duley explica cómo su discapacidad lo ayudó a retratar a otros con más dignidad.

GINEBRA, Suiza, 13 de diciembre de 2016 (ACNUR) - El premiado fotógrafo Giles Duley, que se ha labrado una reputación como resuelto cronista narrando la resiliencia y la valentía de los refugiados, confesó que temía que su carrera se hubiese terminado después de que sufriese heridas que le cambiaron la vida en uno de sus trabajos.

Lejos de terminar con su carrera, hizo que Duley estuviese aún más decidido a contar las historias de los refugiados de forma en la que los retratase no como víctimas en sí, sino como víctimas de las circunstancias, según declaró en una reunión organizada por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, en Ginebra, coincidiendo con el Día Internacional de las Personas con Discapacidad de la ONU la semana pasada.

“Todos nosotros tenemos que enfrentarnos a nuestros propios prejuicios e ideas preconcebidas sobre lo que las personas con discapacidad pueden hacer o no”, declaró Duley.

Duley fue a realizar trabajos fotográficos en Afganistán y el Líbano tan solo dieciocho meses después de que resultase herido en 2011 en Afganistán, donde perdió ambas piernas y un brazo al pisar un artefacto explosivo improvisado.

“Mi discapacidad hablaba más alto que mis habilidades”.

Se financió a sí mismo con el objetivo de demostrar que aún era capaz de hacer fotos de gran calidad.

No obstante, le sorprendió que le ofreciesen tan poco trabajo. "Mi discapacidad hablaba más alto que mis habilidades", dijo Duley.

Solo tras mucho insistir en que sus fotos y sus artículos fuesen publicados sin mencionar su discapacidad, Duley comenzó a recibir nuevamente trabajos. Desde entonces, sus fotos se han usado en publicaciones como GQ y algunas de ellas se mostraron en el escenario durante la gira de la banda británica Massive Attack.

En octubre ganó el prestigioso Premio Internacional de Fotografía  por sus retratos de refugiados sirios.

Entre los relatos que ilustraron la resiliencia de los refugiados con los que se ha encontrado en sus trabajos para ACNUR, Duley mencionó a una niña siria de cuatro años llamada Aya con espina bífida, cuya historia contó en junio de este año.

Se ha avanzado mucho en la pasada década, pero aún quedan importantes desafíos.

Cuando conoció a la familia, vivían en pésimas condiciones en una tienda de campaña improvisada al lado de una fábrica de cemento en el Líbano. Se dio cuenta de que había una gran diferencia al volver a verlos hace unas semanas, ahora reubicados en Francia. La madre de Aya había comenzado a llevar velos de colores “porque por fin soy feliz”, le confesó. Duley se dio cuenta de que era la primera vez que los veía sonreír y reírse juntos.

Este año es el décimo aniversario de la adopción de la Convención de las UN sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

De acuerdo con Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, se han llevado a cabo grandes progresos en la pasada década, pero aún quedan importantes desafíos para lograr plenamente los derechos de las personas con discapacidades, incluyendo los de los propios trabajadores de la agencia.

Giles Duley se puso al día con Aya y su familia en su nueva casa a las afueras de París, después de haber sido reubicados a Francia. Giles se dio cuenta de que, hasta antes de ese día, nunca había visto a los padres de Aya sonreír. © Line Karout

En un correo electrónico, Duley mencionó que los Objetivos de Desarrollo Sostenible promovidos por la ONU contienen la promesa de no dejar a nadie atrás, aunque “sabemos que se sigue dejando atrás a las personas con discapacidad”.

Duley escribió: “Se encuentran con obstáculos para acceder a los programas de protección y asistencia, a la educación y a medios de vida, y a menudo se les excluye de los procesos de toma de decisión y de las oportunidades de liderazgo”.

“Su exclusión está relacionada a menudo con actitudes y estigmas acerca de la discapacidad que socavan las capacidades de las personas con discapacidades y las contribuciones que hacen a sus familias y a las comunidades”.

Gracias a la Voluntaria en Línea Ana Ledesma por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.