Libia: ACNUR cada vez más preocupado por las personas atrapadas desde hace tiempo en Tawergha

El ACNUR y su socio LibAid brindan asistencia a personas desamparadas de Tawergha.  © ACNUR

La Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, está preocupada por la dramática situación de varios cientos de familias libias a las que los grupos armados están impidiendo regresar a sus hogares en la ciudad de Tawergha. Este grupo se encuentra en estos momentos bloqueado fuera de su ciudad natal y vive en condiciones muy precarias.

Los habitantes de Tawergha llevan desplazados desde 2011, cuando 40.000 de ellos se vieron obligados a abandonar la ciudad. Desde entonces, se encuentran dispersos por todo el país.

Tras un decreto del Consejo de la Presidencia que permitía el regreso a la ciudad a partir del 1 de febrero, varios centenares de familias han tratado de volver a Tawergha. Unas 2.000 personas se pusieron en marcha desde varios puntos de Libia, como Bani Walid, Trípoli y Benghazi, pero grupos armados interrumpieron su camino.

Obligados a retroceder, muchos se trasladaron a dos campamentos temporales en Qararat al-Qataf, a unos 40 km de Tawergha, y Harawa, a unos 60 km al este de Sirte. Más de 1.200 personas, en su mayoría mujeres y niños, se encuentran actualmente allí, viviendo en condiciones deplorables.

En las últimas tres semanas, ACNUR y su socio LibAid han estado proporcionando asistencia de emergencia, que incluye, entre otros materiales, tiendas de campaña, mantas y ropa de abrigo, ya que las temperaturas son extremadamente bajas. Las necesidades más acuciantes son el alojamiento, agua potable, comida, asistencia sanitaria y asistencia específica para bebés y niños.

En este momento, en Libia hay más de 180.000 desplazados internos que necesitan asistencia, así como 335.000 personas que acaban de regresar a sus hogares. ACNUR sigue abogando en su favor y brindándoles asistencia hasta que se encuentren soluciones duraderas para su situación, como por ejemplo el retorno voluntario en condiciones dignas y seguras.

Para responder a las necesidades de más de medio millón de libios desplazados por el conflicto, ACNUR ha incrementado su capacidad y recursos en un 300% en los últimos meses.

ACNUR está ofreciendo ayuda humanitaria en los asentamientos de desplazados internos, especialmente mediante proyectos comunitarios a pequeña escala, asistencia económica en efectivo y actividades de protección. En el último año, ACNUR distribuyó materiales de primera necesidad a más de 60.000 personas desplazadas y asistencia en efectivo a unas 14.000 personas en todo Libia. Durante 2018 se llevarán a cabo más de 200 proyectos de rápido impacto en todo el país.