Los colombianos en condición de refugiados son parte fundamental en la Conversación de la Paz

Colombia se aproxima a poner fin a un largo conflicto de más de 50 años, gracias a un proceso de diálogo ejemplarizante para el mundo y que ya empieza a dar resultados que muestran que la construcción de la paz es posible y genera beneficios para todos los colombianos y colombianas y en especial para las víctimas.

Nota de prensa conjunta entre la Conversación Más Grande del Mundo – Presidencia de la República de Colombia y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados – ACNUR

BOGOTÁ, Colombia, 22 de junio de 2016 – Colombia se aproxima a poner fin a un largo conflicto de más de 50 años, gracias a un proceso de diálogo ejemplarizante para el mundo y que ya empieza a dar resultados que muestran que la construcción de la paz es posible y genera beneficios para todos los colombianos y colombianas y en especial para las víctimas.

Colombia apuesta a la sostenibilidad de la paz, mediante la integración de los 7 millones de desplazados internos que de manera rigurosa ha venido registrando y que le ha permitido construir un marco de política pública que ha servido de ejemplo para otros países a nivel global con problemáticas similares; de la misma manera viene apostando para facilitar mecanismos de repatriación y retorno de víctimas refugiadas, en condiciones de seguridad, dignidad y voluntariedad.

En este marco, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Presidencia de Colombia han acordado avanzar en un marco de cooperación que incluye la facilitación para la participación de los refugiados en su calidad de víctimas en los diálogos de La Habana, la divulgación de los acuerdos de paz, retornos voluntarios con la finalidad de reconocer las condiciones favorables que ofrece el país y la promoción de acciones de re-integración.

Por eso, en el marco de las conmemoraciones del Día Mundial del Refugiado, en solidaridad con más de 21 millones de personas refugiadas en el todo el planeta y cuando más de 3 millones están pendientes de que se defina su situación sobre sus solicitudes de asilo, Colombia quiere mandar un mensaje de optimismo y esperanza, tanto para las personas que llegan a Colombia en necesidad de protección, como para los colombianos que encuentran que están dadas las condiciones para el re-encuentro con su país, sus tradiciones y sus familias.

La invitación es a que se unan y participen de esta gran conversación sobre la paz que debemos dar a propósito de la cercana firma de un acuerdo para poner fin al conflicto y que nos ubica en un escenario de reconstrucción de confianza y reconciliación.

El Gobierno de Colombia, en alianza con ACNUR, espera que con el apoyo de los países donde hoy se encuentran refugiados los y las colombianas, se pueda concertar esta iniciativa y mostrar que es posible tener a la población refugiada como un actor fundamental en la construcción de la paz.