Los refugiados en la India comparten sus dificultades cotidianas con el Alto Comisionado

High Commissioner António Guterres has a candid discussion with refugees about life in India and holds meetings with top government officials. [for translation]

El Alto Comisionado António Guterres admira el tejido tradicional confeccionado por las mujeres de Myanmar en un centro para refugiados en Nueva Delhi.  © ACNUR/N.Bose

NUEVA DELHI, India, 21 de diciembre (ACNUR) – Los refugiados que viven en la capital de la India conversaron con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, sobre sus retos diarios durante una visita de dos días en la cual el Alto Comisionado discutió pasos concretos para fortalecer la alianza entre el ACNUR y el Gobierno.

Guterres visitó un centro para los refugiados en Nueva Delhi el jueves y se reunió con ocho exiliados de Afganistán, Myanmar y Somalia. Ellos le contaron sobre las dificultades financieras que enfrentan y sobre el desafío de encontrar lugares donde vivir.

"Vivimos en los andenes de las estaciones de trenes y en los campos abiertos. No tenemos nada que comer. El mundo observa nuestra grave situación pero nadie hace nada", afirmó Fazal, un refugiado rohingya de 44 años de edad, de Myanmar. La India ha mantenido sus fronteras abiertas a los rohingya y les ha permitido quedarse y trabajar en el país.

El Alto Comisionado Guterres habló con calidez sobre la generosidad de la India con todos los refugiados. El miércoles se reunió con el Ministro de Relaciones Exteriores Salman Khursheed y con el Ministro del Interior Sushilkumar Shinde y sostuvo conversaciones para impulsar la protección a los refugiados y para fortalecer los vínculos entre el ACNUR y la India.

"Es un momento especial en las relaciones entre el ACNUR y el Gobierno", dijo. El Gobierno ha discutido sobre posibles plazos para abordar cuestiones como expedición de visas de larga duración y permisos laborales para refugiados, así como la naturalización de refugiados hindúes y sijes de Afganistán.

Si bien la India no ha firmado la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y no cuenta con una ley nacional sobre refugiados; los derechos humanos de los refugiados y los solicitantes de asilo son protegidos por la constitución. Ellos tienen acceso a servicios de salud y sus hijos pueden asistir a la escuela.

Sin embargo, aseguran que a diario enfrentan retos como refugiados tales como la discriminación, la búsqueda de vivienda y empleo y en especial las mujeres en Nueva Delhi no se sienten seguras, ni siquiera en sus casas.

Wilo, una madre soltera con ocho hijos afirmó que las mujeres somalíes enfrentan discriminación todo el tiempo. El Alto Comisionado luego dijo sentirse angustiado de escuchar sobre algunos de los problemas que enfrentan los refugiados. "Debemos trabajar juntos con los gobiernos para incrementar [y mejorar] la seguridad de las mujeres [y de todos los refugiados]".

En la India alrededor de 22.000 refugiados y solicitantes de asilo se encuentran bajo el mandato del ACNUR, mientras muchas más refugiados procedentes de Sri Lanka y Tibet reciben asistencia directa del Gobierno.

"Dios le ha dado la responsabilidad a algunos seres humanos de cuidar de otros seres humanos" le dijo Fazal de Myanmar al Alto Comisionado. "Su institución es uno de ellos". Le estamos agradecidos por haber venido de tan lejos a escucharnos. Por favor, ayúdenos".

Por Nayana Bose en Nueva Delhi, India

Gracias al voluntario de UNV Online Michael Lima por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.