Tamaño del texto A A A

Más de 26.000 personas huyen a Uganda por la incertidumbre en Sudán del Sur

GINEBRA, Suiza, 22 de Julio de 2016 (ACNUR) - Miles de personas siguen huyendo de la incertidumbre y la violencia en Sudán del Sur. Desde que el 7 de julio estallara un enfrentamiento entre fuerzas leales al Presidente Kiir y al Primer Vicepresidente Machar, 26.468 personas han cruzado la frontera a la región norte de Uganda, incluyendo a 24.321 personas que cruzaron en los seis días previos. El flujo de personas se sigue caracterizando por la alta proporción de mujeres y niños (más del 90%).

Se calcula que sólo ayer unos 8.337 refugiados cruzaron a Uganda desde Sudán del Sur, un nuevo récord desde que las entradas empezaron y también en 2016. Aproximadamente 6.500 personas entraron a Elegu, 659 a Moyo, 156 a Lamwo y 642 a Oraba, mientras que 380 llegaron al Centro de Recepción de Kiryandongo.

El flujo de personas está llevando al límite de su capacidad a los puntos de recogida, así como los centros de tránsito y recepción. El punto de recogida de refugiados de Elegu está tan lleno que es imposible realizar un recuento; las cifras de recién llegados se actualizan en base a un análisis de las tendencias a lo largo del día. Más de 7.000 personas durmieron en sus instalaciones el pasado miércoles, cuando tiene una capacidad para 1.000 personas. Del mismo modo, el punto de recogida de Kuluba, que puede acoger a un máximo de 300 personas, alberga a 1.099 refugiados. Las lluvias torrenciales están dificultando aún más los esfuerzos para registrar las llegadas.

Los recién llegados a Adjumani informan de los continuos enfrentamientos entre las fuerzas leales al Presidente Kiir y al Primer Vicepresidente Machar. Hay informaciones que aseguran que en Magwi, grupos de hombres armados siguen saqueando propiedades, reclutando de manera forzosa a niños y jóvenes, y asesinando civiles.

Hoy está previsto que un nuevo convoy de las Fuerzas de Defensa del Pueblo Ugandés evacúe a nacionales de Uganda que se encuentran en Sudán del Sur. En ocasiones anteriores, un gran número de refugiados aprovechó la oportunidad para huir del país acompañando al convoy.