Tamaño del texto A A A

Mensaje real de Sharjah: Juntos podemos hacer mucho para ayudar

Su Alteza la Jequesa Jawaher bint Mohammed Al-Qasimi, esposa del soberano de Sharjah, ha estado ayudando a refugiados palestinos durante varios años.

GINEBRA, 4 de febrero (ACNUR) – Su Alteza la Jequesa Jawaher bint Mohammed Al-Qasimi, esposa del soberano de Sharjah, ha estado ayudando a refugiados palestinos durante varios años. Recientemente se ha convertido en una valiosa colaboradora del ACNUR, cuyo mandato es brindar protección y asistencia a más de 10 millones de refugiados en todo el mundo. Ella concretamente ha donado fondos para proporcionar asistencia médica a mujeres somalíes desplazadas. Recientemente visitó la sede del ACNUR en Ginebra para encontrarse con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, y con otros altos funcionarios de la organización. Durante su visita en Ginebra, Su Alteza habló brevemente con la responsable de comunicaciones del ACNUR, Sybella Wilkes. Fragmentos de la entrevista.

¿Qué la motiva a ayudar a los refugiados?

Me siento honrada de participar en el trabajo humanitario. Siento que tengo la responsabilidad de ayudar a otros. Vengo de un país rico y próspero. Tristemente, siento que nuestra juventud, no todos si no algunos, está haciendo un mal uso de su riqueza, mientras que en otras partes del mundo hay gente que necesita una pequeña contribución sólo para subsistir; para que las mujeres den a luz en forma segura, para que puedan alimentar y educar a sus hijos.

No es fácil, pero deseo que la gente piense más allá de sus propias fronteras. Tenemos que contribuir con nuestra parte para ayudar a otros. Somos felices de poder enviar a nuestros hijos a colegios caros, comprarles cosas para satisfacer sus necesidades. Pero debemos acordarnos de compartir con otros ya que la vida es más que sólo buscar satisfacer nuestras propias necesidades. Esto significa compartir la felicidad de otras personas y acompañarlas en su momento de desdicha.

Esto es parte de lo que aprendemos en nuestra religión. En el Islam existe un impuesto que se paga del propio bolsillo, el zakat, para ayudar a los pobres. Debemos buscar a aquellos que más lo necesitan y dárselo.

Cuéntenos sobre sus obras de caridad.

Durante mucho tiempo me he involucrado en la ayuda a niños palestinos. Hace cinco años comencé una campaña llamada “Paz para los Chicos” para recaudar fondos para educar y apoyar a niños en Gaza. Recaudamos 83 millones de dírhams (US$ 22 millones) en cuatro semanas… Los niños palestinos, desde la cuna, saben que no tienen territorio, pero es importante apoyar su sed de conocimiento ya que todos quieren ir a la escuela y recibir educación. Desde mi propia experiencia en la escuela, siempre sacaban las mejores notas en los exámenes. Valoran la educación. Esto merece nuestra ayuda y nuestro compromiso para asegurar que reciban educación.

Tengo una conexión y amistad de años con el Líbano. Después de la guerra en 2006, lanzamos una campaña para recaudar fondos llamada “Amo el Líbano” con el fin de ayudar a organizaciones benéficas libanesas, huérfanos y enfermos de cáncer. Recaudamos 23 millones de dirhams (US$ 6.260.000) en esa campaña. También organizamos un concierto que generó 1 millón de dírhams (US$ 270.000) que fue donado a Greenpeace para ayudar a limpiar los derrames de petróleo en las playas del Líbano.

Adquirí más conocimiento y me comprometí más en mi asociación con ACNUR. Apoyé un proyecto para las mujeres somalíes (de US$ 1 millón) el año pasado. Me siento parte de esta misión, no puedo negarlo. De hecho, debo decir que soy parte de esta misión.

Como le dije al Alto Comisionado hoy, siempre me preocuparé por los refugiados somalíes y palestinos. ¿Cómo podemos brindarles una buena vida? ¿Cómo podemos brindarles esperanza? Además, en la actualidad Siria me preocupa y quiero ver cómo puedo ayudar.

¿Por qué empezó a ayudar a los refugiados somalíes?

Conocí a la jefa de la oficina de ACNUR en Abu Dhabi (Brigitte Khair Mountain) en 2011. Me interioricé sobre el trabajo de ACNUR… Sentí que son gente en quién podemos confiar para asegurar que la ayuda sea destinada a salvar vidas, a lugares donde la gente más la necesita.

En ese momento, la sequía en Somalia (la peor en 60 años) era noticia en todos lados. Después de oír las necesidades de los somalíes, en particular en el sector salud, y para mujeres y niños, no dudé. En ese momento, vimos cuánto estaban sufriendo. Aunque ya no aparecen en las noticias, sé que Somalia aún tiene problemas crónicos y siempre hay necesidades allí. Mi esposo (el Jeque de Sharjah, Sultan bin Mohammed Al-Qasimi) es un gran colaborador también.

Creo que la mía fue una pequeña contribución, comparada con lo que la gente aún necesita en Somalia y en otras partes del mundo. (La información que recibí hoy de ACNUR) me dio fuerza para continuar con el trabajo de ayudar a otros, brindar más de mi vida a esta causa. Siento que es mi responsabilidad continuar dedicando mi tiempo a ayudar a quienes lo necesitan.

¿Cómo puede ACNUR inspirar a más gente de su región a ayudar a refugiados?

En los últimos años he sentido una creciente responsabilidad de ayudar a los refugiados y sé que continuaré trabajando en esto. Quiero hablar sobre eso, mostrarle a la gente que está haciendo mal uso del tesoro que posee y alentarlos a invertir en las vidas de la gente y ayudar a salvar vidas. Esta será mi misión en el futuro.

Mi consejo hacia Uds. es que necesitan mostrar más su trabajo. En occidente saben sobre su trabajo, pero no en mi región. Nuestro deber es mirar y aprender sobre el sufrimiento en otras partes del mundo. Cuando aprendemos sobre gente que no tiene cobijo, atención médica, educación, estamos obligados a ayudarlos. La mayoría de la gente tiene un corazón bueno y siente el dolor de otros. Quiero trabajar más para comunicar estas historias tanto al sector privado como público.

Estoy terriblemente apenada por lo que está sucediendo en África y no puedo olvidar la situación apremiante de los refugiados sirios. Como le dije al Alto Comisionado, seguiré preocupada por los refugiados somalíes, palestinos y sirios y haré todo lo que esté a mi alcance para generar conciencia sobre su sufrimiento y los ayudaré del modo que pueda. Juntos, creo, podemos hacer mucho para ayudar a aquellos que lo necesitan.

Gracias a la voluntaria de UNV Online Mercedes Scasso por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.