Tamaño del texto A A A

Reacción de ACNUR a la Declaración de los Jefes de Estado de la UE y del Gobierno de Turquía de 7 de marzo

ACNUR ha tomado nota de la Declaración de los Jefes de Estado de la UE y del Gobierno de Turquía del 7 de marzo y muestra su preocupación sobre algunos aspectos de la propuesta.

GINEBRA, Suiza, 8 de marzo de 2016 (ACNUR) - ACNUR ha tomado nota de la Declaración de los Jefes de Estado de la UE y del Gobierno de Turquía del 7 de marzo y muestra su preocupación sobre algunos aspectos de la propuesta.

Turquía, que acoge a cerca de 3 millones de refugiados, ha hecho enormes contribuciones desde hace años. Recientemente, este país aprobó una regulación de las condiciones de trabajo para los refugiados sirios. Sin embargo, a la luz de la enorme magnitud de la tarea, Turquía aún tiene dificultades para cubrir todas las necesidades básicas de la creciente población siria. ACNUR acoge con satisfacción la contribución económica de la UE para apoyar a Turquía y a las comunidades de refugiados dentro del país.

En cuanto a la declaración emitida ayer tras la reunión entre la UE y Turquía, ACNUR no es signataria de la misma, ni está al corriente de todos los detalles o modalidades para su implementación.

No obstante, en vista de lo que parece haberse acordado, la Agencia de la ONU para los Refugiados expresa su preocupación sobre cualquier disposición que implique el retorno generalizado de todas las personas de un país a otro sin la suficiente y detallada salvaguardia de la protección de los refugiados conforme a las obligaciones internacionales.

Un solicitante de asilo solo debe ser devuelto a un tercer Estado si (a) la responsabilidad para evaluar en profundidad la solicitud de asilo concreta es asumida por el tercer país; (b) el solicitante de asilo va a ser protegido frente al refoulement (devolución de una persona a un lugar donde su libertad, su vida o su integridad física pudiera correr peligro); (c) la persona podrá solicitar asilo y, si se le reconoce, tener acceso a la protección internacional de acuerdo con los estándares internacionales, contando con un acceso pleno y efectivo a educación, trabajo, atención sanitaria y, en caso necesario, asistencia social.

Las salvaguardias jurídicas tendrían que presidir cualquier mecanismo bajo el cual fuese transferida la responsabilidad para evaluar una solicitud de asilo. También tendría que tener lugar una identificación previa a la salida para detectar los casos de alto riesgo que podrían no ser apropiados para su devolución, incluso si se cumplen las condiciones anteriores.

Los detalles de todas estas garantías deben ser clarificados antes de la próxima reunión del Consejo de la UE el próximo 17 de marzo.

En relación al reasentamiento, desde ACNUR por supuesto damos la bienvenida a cualquier iniciativa que promueva las vías legales de admisión para refugiados a terceros países en números significativos desde todos los países vecinos de la región –no solo desde Turquía, y no solo refugiados sirios-. Los compromisos de Europa en materia de reasentamiento permanecen, no obstante, muy por debajo de las necesidades (por ejemplo, 20.000 plazas en dos años y de forma voluntaria). Facilitar la reunificación familiar es asimismo otra importante vía legal a seguir, y ACNUR espera que las personas devueltas a Turquía y con necesidades específicas de reasentamiento, como la reunificación familiar, sean consideradas para el programa de reasentamiento/admisión en la UE.

La reunión de alto nivel sobre responsabilidad global compartida a través de vías legales de admisión para refugiados sirios que tendrá lugar en Ginebra el 30 de marzo, será una buena oportunidad para poner el foco en este importante aspecto de la responsabilidad compartida, y esperamos que para la adopción de compromisos concretos.