Museu do Amanhã inaugura seminario y exposición fotográfica sobre desplazamiento forzado en Río de Janeiro

En Río de Janeiro, el museo reunió a refugiados, expertos y público para la realización de actividades que pretenden crear conciencia sobre el desplazamiento causado por cambios climáticos, guerras, violencia y persecuciones.

Una de las instalaciones de la exposición "Vidas Desplazadas" hecha con chalecos salvavidas utilizados por refugiados que llegaron a la isla de Lesbos, en Grecia.

Una de las instalaciones de la exposición "Vidas Desplazadas" hecha con chalecos salvavidas utilizados por refugiados que llegaron a la isla de Lesbos, en Grecia.  © ACNUR/Guilherme Leporace

RÍO DE JANEIRO, Brasil, 28 de junio de 2017 (ACNUR) – Como parte de las celebraciones por el Día Mundial del Refugiado (20 de junio), el Museu do Amanhã (Museo del Mañana) celebró la semana pasada junto con el ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados) y la Agence France-Presse (AFP) un seminario y una muestra fotográfica sobre el desplazamiento causado por el cambio climático.

El seminario Voces del Asilo tuvo lugar el martes 20 y contó con la presencia de expertos que debatieron en tres distintas mesas los últimos datos sobre el asilo en el mundo y el impacto del cambio climático en el desplazamiento. En los debates, se advirtió que los cambios globales del clima son una amenaza a la seguridad humana y que pueden comprometer la cultura e identidad de poblaciones enteras. Durante el encuentro, los participantes pidieron mantener los compromisos adquiridos en virtud de los acuerdos en materia de cambio climático y crear políticas para la protección de las poblaciones en situación de vulnerabilidad.

Actualmente, ya ocurren desplazamientos debido a desastres naturales, y no son pocos: unos 25 millones de personas se ven obligados a abandonar sus hogares cada año debido a desastres naturales como sequías, inundaciones, tormentas e incendios forestales.

Según estimaciones del Observatorio sobre Desplazamiento Interno del Consejo Noruego para Refugiados (IDMC), en 2050 ese número llegará a mil millones de personas.

Los expertos participaron en el seminario "Voces del Asilo" y abordaron los últimos datos sobre el asilo en el mundo y el impacto del cambio climático en el desplazamiento.

Los expertos participaron en el seminario "Voces del Asilo" y abordaron los últimos datos sobre el asilo en el mundo y el impacto del cambio climático en el desplazamiento.  © ACNUR/Cáritas RJ/Diogo Félix

La situación es aún más preocupante ya que las personas desplazadas por razones ambientales no son consideradas técnicamente como refugiados. La fundadora de la Red Sudamericana para las Migraciones Ambientales (Resama), Érika Pires Ramos, explicó que la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, que establece las normas relativas a la protección de las personas refugiadas, no incluye los desastres naturales entre los motivos para el reconocimiento de la condición de refugiado.

"El no reconocimiento deja a estas poblaciones expuestas a graves violaciones de derechos humanos. Cuando migran especialmente hacia fronteras internacionales, son consideradas migrantes irregulares, lo que puede dar lugar a la captación por traficantes de personas", dijo la experta.

Ella subrayó la necesidad de producir datos confiables e investigaciones empíricas para identificar dónde se producen los grandes desplazamientos, resaltando también que es necesario crear una estructura de gobernanza para atender a una nueva categoría migratoria y evitar la exacerbación de conflictos.

Serge, refugiado congoleño, es uno de los orientadores de público en el Museu do Amanhã, y participó en el seminario "Voces del Asilo".

Serge, refugiado congoleño, es uno de los orientadores de público en el Museu do Amanhã, y participó en el seminario "Voces del Asilo".  © ACNUR/Cáritas RJ/Diogo Félix

En ese sentido, Érika considera el Acuerdo de París como un grande avanzo en la búsqueda por los derechos de esas poblaciones. Es la primera iniciativa formal que pone el desplazamiento en razón de cambios climáticos en cuestión, recomendando a los países signatarios la creación de una fuerza tarea para tratar de las migraciones, explica la investigadora.

"Es una iniciativa muy importante porque se enmarca en un régimen obligatorio. Estamos con una gran expectativa para que se cumpla el Acuerdo de Paris, para que esa fuerza positiva trabaje libremente y las poblaciones puedan quedar menos expuestas y ser menos vulnerables a los desastres naturales y el cambio climático", dijo.

Una nueva mirada sobre el Refugio

Además, fue inaugurada la semana pasada la muestra fotográfica Vidas Desplazadas, que presenta imágenes tomadas en todo el mundo sobre el desplazamiento forzado y el desplazamiento ocasionado por los desastres naturales y el cambio climático.

Una de las piezas sobresalientes de Vidas Desplazadas fue una obra de arte hecha con chalecos salvavidas utilizados por los refugiados que llegaron a Europa pasando por la Isla de Lesbos, en Grecia. La instalación S.O.S (Save Our Souls – Salvemos nuestras Almas) fue realizada por un joven artista de 16 años, Achilleas Souras, y ya ha sido expuesta en Italia y España.

Según comentó la representante del ACNUR en Brasil, Isabel Márquez, la exposición pretende llamar la atención sobre un tema que aún tiene poca visibilidad en la esfera internacional. "Esta muestra es una iniciativa pionera. Permite sensibilizar la población sobre la necesidad de establecer normas y políticas públicas que ayuden a reducir el riesgo y prevenir el impacto negativo que los desastres naturales pueden tener", dijo Isabel.

La exposición fotográfica Vidas Desplazadas se presenta en el Museu do Amanhã hasta el 10 de septiembre de 2017.

Gracias a la Voluntaria en Línea María Carolina Nomura Santiago por el apoyo ofrecido con la traducción del portugués de este texto.